Ni Galán, Ni Amado, ahora Álvaro cuenta con más de 30 procesos judiciales

A Álvaro Galán Amado no parece que le hubiesen caído las siete plagas de Egipto, sino más bien que con su mal actuar, él mismo las adquirió.

Por estos días sus dos apellidos no se encuentran relacionados con él, y de lo ‘Galán’ y gallardo tras sus buenos comienzos con sus respectivos negocios, ya no parece tener nada, y de ser ‘Amado’ por muchos, más bien esa lista se redujo y pasó a ser odiados por muchos.

Galán Amado es el reconocido peluquero que ejercía su oficio entre la clase alta de los monterianos, inició su actividad empresarial con cuatro sedes en la capital cordobesa y al parecer, de la noche a la mañana quedó en ceros.

Se conoció que el empresario se movía en círculos de influencia y habría empezado a pedir favores relacionados con altas sumas dinero, ofreciendo porcentajes en su empresa y utilidades.

El nombre de Álvaro Galán Amado empezó a sonar en la prensa para el 2016 y no precisamente por sus cortes de cabello, sino por un accidente que protagonizó cuando se estrelló con dos viviendas en el barrio La Castellana, de Montería, destruyendo una tubería de gas natural.

Para colmo de males y para seguir con el tema de las plagas de Egipto, personas que han trabajado para él lo habrían denunciado por acoso laboral, incumplimiento de honorarios, contratación a menores de edad y agresión verbal.

Hasta el Representante a la Cámara, Wadith Manzur, llevó del bulto en el sentido que una vez que llegó para recibir un servicio de peluquería, terminó trasquilado, por lo que al perecer hubo un altercado por ese impasse.

En contra de Álvaro Galán pesan hoy, 31 procesos legales, por la presunta comisión de delitos entre ellos desfalcos, estafas y extorsiones.

Por otra parte, su expareja desde Lorica, le abrió un proceso judicial para poder fijar la cuota alimentaria para su hija menor, la cual no ha cumplido.

De acuerdo con la investigación que se lleva en contra del antes mencionado, sus víctimas se encuentran en gran incertidumbre y han manifestado ser intimidadas por Álvaro Galán, quien ahora se ve grotesco y habría iniciado una campaña para desprestigiarlos y hacerle el quite a las obligaciones económicas.

Por otra parte, muchos de ellos alertaron a las autoridades porque habría manifestado la intención de fugarse con destino a Costa Rica y Estados Unidos, donde se encuentran sus hijos mayores.