Campo Visible: Desarrollo económico II

Por : Oscar Melendres Garcés

Un tema que indudablemente merece capítulo aparte en el proceso que busca lograr avanzar en la senda del Desarrollo Económico del municipio de Buenavista es el tema de la tierra. No se podrá pensar en la producción agrícola ni en la transformación de nuestros productos si nuestra gente de la zona rural no posee los espacios de suelo que permitan cultivar y cosechar de acuerdo a la vocación de cada tramo de nuestro territorio.

El Gobierno Nacional ha proclamado a la saciedad una redistribución de la tierra mediante la implementación de la Reforma Agraria más ambiciosa de la historia reciente del país. Sin embargo, es importante detenerse a pensar sobre la manera como esta iniciativa impactará y será parte de la solución para los campesinos de Buenavista.

Sobre el respecto no deja de ser preocupante el alto grado de desconocimiento que existe alrededor de la temática por parte de los habitantes de este municipio. Hay muchos interrogantes y pocas respuestas, no se conoce pronunciamiento alguno que dé claridad sobre los mecanismos a implementar para el desarrollo de dicho proceso por parte de las entidades que se supone tendrán a su cargo el tema de la entrega de tierras.

Para ubicarnos en el contexto es preciso decir que el municipio de Buenavista es uno de los entes territoriales con mayor número de predios a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE). Un sondeo preliminar deja entrever que en total habría 2.560 hectáreas representadas en 32 propiedades extendidas en la zona rural de este ente territorial.

Quiero ser optimista, pensar y creer que el Gobierno Nacional le dará celeridad a la entrega de tierras a la población campesina del municipio de Buenavista. Pero quiero advertir también que es preciso haya canales de interlocución que faciliten la información sobre el paso a paso a seguir para que estos procesos lleguen a feliz término y se pueda pensar en beneficios reales y en la contribución de dicha reforma al Desarrollo Económico de nuestro municipio.

e necesita la tierra para hacerla producir ya sea con producción pecuaria como el ganado o también para producción forestal como las cercas vivas con maderables.

Los mecanismos de comunicación y canales de interlocución a los que me refiero serían fundamentales para evitar que algunos avivatos y otros mal llamados líderes y/o dirigentes se aprovechen de la buena fe de nuestros campesinos y comiencen a “vender cupos” en Asociaciones Productivas de carácter campesino que apenas van a nacer o que apenas planean registrar en las entidades de vigilancia y control de dichas organizaciones, con el sofisma de beneficios en la reforma agraria que propone el Gobierno Nacional.

Mi llamado a la ciudadanía es a no caer en las falsas promesas que ya están haciendo circular en el territorio algunos “líderes” que están cobrando dinero a los campesinos para incluirlos en Asociaciones Productivas que apenas van a crear. Esa no es la vía.

Recientemente se realizó en la capital del país el Congreso Nacional Campesino, un espacio de diálogo abierto entre el Ministerio de Agricultura y la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (Anuc) y se trazaron líneas según las cuales debe avanzar el propósito del Gobierno Nacional en referencia al tema de tierras.

No es descabellado entonces entender que, debido a su experiencia, trayectoria y antigüedad, la Anuc jugará un papel de gran importancia en todo este andamiaje que debe comenzar a ejecutarse más temprano que tarde si en realidad el Gobierno Nacional desea dar cumplimiento a una de las banderas de su campaña.

Desde esta tribuna solo esperamos que la reforma Agraria se convierta en el combustible que necesita para despegar nuestro Desarrollo Económico.

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -