Mujer dejó su trabajo para dedicarse a salvar animales condenados al matadero

Ainslie Maher decidió renunciar a su trabajo para dedicarse de tiempo completo a salvar animales condenados al matadero y darles no solo una segunda oportunidad, sino la mejor vida posible.

Esta australiana creció en el campo, al que abandonó para ir a buscar fortuna en la ciudad, pero solo necesitó unos años para darse cuenta de que debía regresar.

Basta con verla para darse cuenta que encontró su misión en la vida: salvar animales como Moo y Kim, dos vacas que iban directo al matadero.

Con sus ahorros, levantó una granja en las afueras de Sydney y la ha convertido en un santuario animal. Vacas, terneros, caballos, cualquier ser indefenso y maltratado tiene derecho a cariño y pasto fresco en ese lugar.

Todos, empezando por la mismísima Ainslie, se dan la gran vida en el santuario, donde una cama de aserrín y una bocanada de libertad son suficientes para sentirse a salvo.

Tomado de : noticias Caracol

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -