Niña de 14 años se habría suicidado tras sufrir bullying en colegio

En Ciudad Bolívar, sur de Bogotá, una familia vive un drama a raíz del suicidio de su hija de 14 años y que cursaba octavo grado. Lizeth Yesenia Remicio habría acabado con su vida debido a las burlas y bullying. Para alertar a otros padres, la mamá de Lizeth dio su doloroso testimonio en Noticias Caracol.

“Dos meses antes del suceso, la niña empezó una serie de cambios de comportamientos que no era normal. A ella le gustaba bailar mucho, le gustaba el grupo K-pop de BTS y ella hacía sus coreografías, de un momento a otro dejó de hacer eso y empezó a dormir demasiado, la vi demasiado triste, y empezamos a indagar con el papá qué había pasado”, contó Yuli Marroquín, madre de la menor.

Sin embargo, la niña no reveló a su familia qué era lo que le ocurría. “Ella nos dice que está pasando algo, pero realmente nunca nos dijo cuál era el motivo, simplemente nos digo: ‘quiero salirme del colegio, cámbieme de jornada, quiero irme, por favor, ayúdenme’, pero la niña no me manifestó cuál era el motivo que ella tenía para esto”, agregó la mujer.

Ante su preocupación, la madre de la menor acudió al colegio en el que estudiaba su hija. “La coordinadora del Colegio Argentina me informa que si la niña no ingresa al colegio, ella no va a poder hacer nada. Igualmente, yo le informé que ella tenía deseos de suicidarse porque ella me lo había manifestado, la coordinadora me dice que ellos no son un centro de salud, que tengo que llevarla a urgencias, pero que tengo que seguir un conducto regular dentro del colegio, pero que no me garantizaban que eso iba a solucionar”.

Pero la ruta se activó demasiado tarde, aseguró Yuli. “El día que lo activaron, era el día del funeral de mi hija. Fue algo indignante que la coordinadora me llamara a decirme que iba a activar dicha ruta cuando yo se lo había pedido con anterioridad”.

La mamá de Lizeth también buscó otros medios para intentar ayudar a su hija en lo que estaba atravesando, pero recibió una indignante respuesta.

“Al ver la negativa del colegio, empiezo a buscar campañas, doy con la línea 106, esta línea me informa que debo estar tranquila y que debo iniciar una conversación con mi hija. Seis días después llega una psicóloga a mi casa, la cual me informa que no es la niña, que soy yo, que soy una mamá sobreprotectora y que me tengo que poner en tratamiento”.

Fue hasta el día del velorio que realmente supo lo que venía pasando. “Muy tristemente me entero de todo lo que le estaba pasando a mi niña dentro del velorio, me entero de que la coordinadora sí hubiera podido activar muchísimas rutas y no las activó en dicho momento”, lamentó la madre.

Tomado de : Noticias Caracol

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -