Guardia real se desploma frente al ataúd de la reina Isabel II

Durante la capilla ardiente de la reina Isabel II en el Palacio de Westminster, un guardia se desmayó mientras hacía su vigilia.

La cola para ver el féretro de la soberana, fallecida el 8 de septiembre a los 96 años, se alargaba este jueves unos 7 kilómetros, rebasando el puente de Londres en dirección este, y es posible que crezca aún más de cara al fin de semana.

La gente -muchos de ellos personas mayores o de mediana edad, en buena parte mujeres- mantiene un espíritu positivo, de colaboración entre ellos, ilusionada por decir adiós a la reina y por vivir un momento histórico.

Junto a la reina hacen vigilia miembros de la escolta personal del rey o reina de turno, la Household División o los Cuidadores de la Torre de Londres.

Esta unidad requiere estar parada por horas completamente inmóviles, pese a que quienes están junto al ataúd hacen cambios cada 20 minutos.

En las imágenes se vio cómo el oficial hacía esfuerzos para mantenerse de pie, para finalmente caer de frente contra el piso de piedra, antes de que pudiera ser socorrido.

Antes de entrar a Westminster Hall, que abrió sus puertas al público el miércoles, los visitantes deben pasar estrictos controles de seguridad, que impiden, entre otras cosas, sacar fotos o depositar ofrendas ante el ataúd de la monarca.

En la capilla, los ciudadanos circulan en respetuoso silencio por los flancos del féretro, velado por guardias todo el día, y apenas pueden detenerse brevemente para hacer una reverencia o guardar un momento de reflexión antes de volver a salir al exterior.

El féretro de Isabel II, que el viernes por la tarde velarán el rey Carlos III y sus hermanos, está situado sobre un catafalco y cubierto por el estandarte real, en el que figuran los elementos del blasón de Inglaterra, tres leones de oro; un león rampante rojo representando a Escocia y el arpa real de Tara de oro por Irlanda.

Encima del ataúd luce la corona imperial del Estado, el orbe (esfera de oro hueca con cruz que simboliza el mundo cristiano) y el cetro de la soberana, en una muestra de máxima reverencia hacia una de las figuras más emblemáticas de la historia moderna.

Tomado de :

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -