Niña escapó de su captor mordiendo la cuerda con la que fue atada a una cama

Hay consternación en el condado de Tallapoosa, Alabama (Estados Unidos), por el secuestro de una niña de 12 años que escapó de su captor mordiendo las ataduras al punto que rompió sus bráquets. Un conductor halló a la pequeña caminando en una vía y alertó a la Policía.

Las autoridades aseguraron que la niña, reportada como desaparecida, estuvo secuestrada por una semana. Había sido atada a una cama y le daban licor para mantenerla en estado de indefensión.

Por estos hechos fue arrestado un hombre de 37 años, identificado como Jose Paulino Pascual Reyes y sospechoso de secuestro en primer grado.

Pero el caso es aún más atroz. Según reveló Jimmy Abbett, sheriff del condado de Tallapoosa, cuando los detectives registraron la casa de Pascual Reyes encontraron dos cuerpos en estado de descomposición.

Un equipo forense está trabajando para identificarlos y además determinar cómo y cuándo murieron estas personas, informó CNN.

“Estamos analizando múltiples cargos de homicidio capital, además de secuestro en primer grado”, agregó Jeremy Duerr, fiscal del distrito.

En la casa vivían otras personas, pero hasta el momento no se conoce si están siendo investigadas o tienen relación con estos hechos. Pascual Reyes permanece detenido sin fianza.

“Es horrendo tener una escena del crimen de esta naturaleza y también una menor de 12 años para lidiar con esta situación”, señaló el sheriff, quien se refirió a la pequeña como “una heroína”.

La menor recibió atención médica. “Ella está a salvo ahora”, agregó el oficial.

Tomado de : Noticias Caracol

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -