“Se quemaban vivos, nadie abría la puerta”: doloroso testimonio de tragedia en cárcel de Tuluá

A la 1:30 de la madrugada de este martes 28 de junio una discusión entre dos reclusos del pabellón 8 de la cárcel de Tuluá sería la antesala de una tragedia sin precedentes en el departamento del Valle del Cauca: un incendio dejó 51 muertos y más de 20 heridos .

“Hubo una riña entre ellos mismos, se atacaron con objetos contundentes. Dos privados de la libertad se estaban agrediendo, posiblemente pudo haber heridas con armas blancas artesanales como son los cepillos de dientes que ellos mismos utilizan”, relató el director del Inpec, general Tito Castellanos.

Según el instituto penitenciario, cuando los dragoneantes llegaron para controlar la situación algunos reclusos prendieron fuego a sus colchonetas y un par de instantes después las llamas se salieron de control. Adentro, los más de 160 presos del pabellón se enfrentaban a un incendio de grandes magnitudes.

“Las llamas eran tan desesperante que se tuvieron que meter debajo de los colchones”, contó la familiar de un recluso de la cárcel de Tuluá, sitio que tiene una sobrepoblación del 17% y una infraestructura obsoleta. En ese pabellón de más de 60 años de antigüedad no hubo cómo apagar oportunamente las llamas.

El director del Inpec detalló que este centro de reclusión “no contaba con sistemas antincendios, lo que manejamos nosotros inicialmente son los extintores portátiles que estaban a cargo de la guardia y fueron utilizados totalmente”.

El cuerpo de bomberos del municipio con todas sus capacidades llegó para atender la emergencia mientras el humo se propagaba por toda la penitenciaria.

“Ellos pedían auxilio, se quemaban vivos, nadie abría la puerta. Fue negligencia, los dejaron quemar vivos”, gritó uno de los presos sobrevivientes por una ventana, ante las cámaras de Noticias Caracol.

Familiares de algunos de los presos aseguran que muchas de las víctimas murieron en las celdas, impotentes y acorralados por las llamas y el espeso humo.

Hacia las 2:30 de la madrugada el incendio estaba controlado, pero el panorama era desgarrador; decenas de reclusos fueron trasladados a centros asistenciales. Dos de ellos murieron en hospitales del municipio y otros 49 fallecieron al interior del pabellón 8 de la cárcel de Tuluá, cuyas ventanas y barrotes teñidos de un oscuro cenizo dan cuenta de la magnitud de la tragedia que viste de luto al corazón del Valle.

Tomado de : Noticias Caracol

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -