Hombre que nació sin mandíbula pensó que nadie se fijaría en él, pero el amor tocó a su puerta

A sus 41 años, Joseph Williams ha logrado cambiarle la cara a la moneda de su vida. Al nacer sin mandíbula por cuenta de un trastorno congénito, tuvo que enfrentarse a muchos aprendizajes y el primero fue alimentarse a través de un tubo.

También, aprendió a comunicarse en lenguaje de señas y a convivir en medio de una sociedad que lo excluía por su apariencia.

Fueron años de sufrimientos que lo llevaron a pensar que siempre estaría solo y que nadie se fijaría en él. Pero el amor tocó a su puerta al conocer a Vania.

“La gente nunca hubiera esperado que me casará. Y, para ser honesto, yo tampoco”, ha reconocido Joseph, quien no duda en compartir su historia con otros como él.

Al flechazo de cupido se suman ahora sus intenciones de ser un DJ profesional y, bueno, cómo no, desearle lo mejor a un hombre que ha logrado superar sus inseguridades e inspira a otros a que hagan lo mismo.

Tomado de : Noticias Caracol