Vecinos de la diagonal 11 en el barrio Santander viven un calvario por el desbordamiento de un manjol

Desde hace dos semanas las familias que viven en la diagonal 11 del barrio Santander, sur de Montería, así como las calles aledañas, viven un calvario por la rotura de un manjol.

Hasta la fecha no se sabe quien lo rompió; la contratista que trabaja en la pavimentación o los obreros de Veolia, lo cierto es que, a dos semanas del rebosamiento de aguas negras nadie se ha hecho responsable, manteniento a esta comunidad en un total estado de insalubridad.

Esta situación se agrava, puesto que desde hace dos meses la contratista encargada de la pavimentación derrumbó un puente peatonal que atravesaba el canal y hasta la fecha tampoco lo han repuesto: “La semana pasada ni siquiera trabajaron”, aseguró un vecino.