Colectivo canábico de Montería marchó por la despenalización de la marihuana

Con el pregón “liberen la marihuana”, este sábado miembros del colectivo canábico de Montería marcharon por las calles del centro de la capital cordobesa, para pedir por la despenalización de la hierba.

Según informó César Corzo, miembro principal del colectivo, la actividad está enmarcada en el día internacional por la liberación de la planta y el objetivo fundamental es reunir a todos los consumidores de la hierba para hacerse notar como sociedad y que la gente deje de estigmatizarlos.

“La sociedad ha criminalizado el consumo del cannabis al punto de vernos como delincuentes y por tal razón debemos lograr que el consumo esté totalmente despenalizado”, insistió Corzo.

Agregó que gracias a las constantes movilizaciones, conjuntamente con el creciente número de miembros con que cuenta el colectivo, se ha logrado paliar un poco la “satanización” de la hierba. “Somos unos 20mil miembros aproximadamente en nuestro colectivo, y hay muchos más, pero por temor al señalamiento social, no vienen a estas caminatas. También hemos logrado que la postura policial hacia nosotros se haya distendido un poco”.

Contradicción legal
Gregory Puello, otro miembro del colectivo, explica que en Colombia es legal el cultivo y consumo de 20 plantas de cannabis por persona, pero se penaliza su comercialización.

“La Ley 30 del año 1983, señala que usted como colombiano puede cultivar hasta 20 plantas, ya sea de marihuana, coca y otras plantas estimulantes de las que se pueda obtener medicamentos para su consumo personal, pero no puede compartir con un vecino, ni consumir, vender, o ceder la hierba y ese autoconsumo se ha vuelto un delito para los cuerpos de seguridad en el país”.

Para Marola Dorantes, psicóloga del colectivo canábico, el consumo tiene pro y contras, explicó que la planta de cannabis o cannabis sativa tiene dos componentes principales: el Tetrahidro canabinol o THC y el canabidiol o CDD, este último usado en medicina para aceites, pomadas y demás medicamentos.

El THC es la parte que contiene el principio alucinógeno y algunos especialistas sostienen que puede afectar la memoria largo plazo y crear cierta dependencia psicológica, pero esto no está demostrado del todo. La psicóloga tampoco admite como cierto que el consumo de cannabis sea un trampolín para iniciarse en otras drogas más “duras” como la cocaína o el crack, ya que sus efectos y agentes activos son totalmente diferentes e incluso antagónicos.

“La ansiedad por falta de cannabis su puede sustituir por te, por algún dulce, incluso la persona puede administrar la cantidad que desee sin que esto le afecte su conducta al momento de no tener”, dijo.

Todos estuvieron de acuerdo con que la despenalización del consumo de cannabis dependerá de la voluntad política e intereses económicos, por eso continuarán con este tipo de actividades.