La muerte anunciada de don Berna en Pueblo Bujo

Cuentan que don Francisco Miguel Tordecilla Miranda, quien tomó la fatal decisión de terminar con su vida este miércoles,  poco le gustaba viajar en los carros UAZ que cubren la ruta entre el corregimiento de Pueblo Bujo y Montería debido a que se mareaba por la cantidad de huecos que existen por el mal estado de la carretera, pero este miércoles le tocó ser el único pasajero.

Esta vez no hubo mareos porque en realidad no sintió nada en el transcurso del viaje, teniendo en cuenta que venía sin signos vitales.

Quien era conocido como “Don Berna”, apodo al que se había hecho merecedor dentro de ese trato jocoso que le expresaba la comunidad a diario, fue otra víctima de los casos de suicidios registrados por estos días en el municipio.

Tordecilla Miranda, un vendedor de bolis, desapareció de repente de las calles de Pueblo Bujo a raíz de esta fatal decisión, de la que la misma comunidad trata de buscas los motivos que conllevaron a que don Francisco se colgara de un árbol después de saborear el último tinto de su vida.

Muchos del pueblo, por no decir que todos, hoy sienten un gran vacío y a lo mejor se arrepienten de no haberle prestado atención cuando “Don Berna” manifestaba que en cualquier momento se iba a matar, anuncios que eran recibidos en forma de chistes por sus vecinos.

“Eran un señor agradable que vivía en medio del aprecio de toda la comunidad” manifestó Marcos Reyes, el conductor del carro que trajo el cuerpo de don Francisco a Montería porque las autoridades no pudieron desplazarse hasta allá para la diligencia de levantamiento del cuerpo sin vida.

De don Francisco Miguel Tordecilla Miranda solo quedan los recuerdos de un hombre solo que no tuvo hijos en Pueblo Bujo,  donde un día llegó sin nada y se fue sin nada.

 

Be the first to comment on "La muerte anunciada de don Berna en Pueblo Bujo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*