La joven Irlena Gallego llamó varias veces a la línea de emergencia expresando su deseo de suicidarse

Avanzan las investigaciones sobre los hechos que rodearon el suicidio de Irlena Patricia Gallego Durango, la joven de 27 años que se quitó la vida este lunes 26 con un veneno.

Extraoficialmente se supo que Gallego Durango llamó varias veces a la línea de emergencia de la Policía Metropolitana en la noche del lunes, expresando sus deseos de suicidio.

Al parecer, la Policía atendió el caso en el Edificio Ángel de Dios, llevando a la joven a una clínica donde ingresó sin signos vitales.

Pero fue el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía, el que con sus hombres realizó la inspección técnica al cadáver confirmando que se trató de un suicidio por envenenamiento.

También se conoció que la víctima habría planeado su muerte con antelación, ya que compró un raticida en una veterinaria de e centro de Montería, ya que se halló la factura en la habitación donde fue encontrada moribunda.

La joven cordobesa  había estudiado Administración de Empresas en una universidad de la capital, era  natural del corregimiento Puerto Nuevo, de San Pelayo, y residía en el edificio Ángel de Dios en el barrio Ospina Pérez, de Montería.