El dilema de la U para conformar la lista de Cámara en Córdoba

Bajo el liderazgo de la presidenta nacional Dilian Francisco Toro, la colectividad se perfila a seguir conquistando más curules en el congreso de la República.

La cuentas en Córdoba, aunque con dificultades, suman los votos que hoy tienen los representantes Erasmo Zuleta (62.711 votos en 2018), Sara Piedrahita (58.688 votos en 2018) y Jorge “el titi” Burgos (60.253 votos en 2018). Cada uno de los tres tiene el firme propósito de pasar al senado de la República, así no lo reconozcan todavía públicamente.

Los votos en Córdoba escasean teniendo en cuenta que los que están hoy de las diferentes colectividades quieren seguir y no se quieren dejar sacar. La subsistencia de la representación política del partido de la U depende de las lealtades de los líderes en los municipios cordobeses, y además del sostenimiento de la parte burocrática que cada día se ve difícil con la extinción del mandato del actual gobierno nacional y su incidencia en las regiones.

Ahora ya la U como partido no tiene Gobernación como en los últimos años y tampoco con varias alcaldías, lo que le resta fuerza electoral para mantener las tres curules con las que cuentan actualmente.

La U obtuvo en las elecciones al congreso en 2018, la suma de 269.288 votos.

¿Zuleta para dónde?

Uno de los representantes a la cámara que le reconocen gestión en Bogotá, es Erasmo Zuleta, que no se ha echado a vivir de su apellido y de su fortaleza económica sino que con conocimiento en temas económicos ha gestionado leyes de la república para impactar a sectores estratégicos de la economía nacional y su población. El tema de los pequeños productores, la seguridad alimentaria, el financiamiento de la producción con recursos pasivos de los fondos de pensiones entre otros ha sido bien visto en el departamento y a nivel nacional.

¿Pero qué decisiones tienen en camino el congresista Erasmo Zuleta?, solo él lo sabe. Se especula mucho que buscará llegar al Senado, o que se quedará quieto en primera para buscar la gobernación de Córdoba, tras la excelente gestión de Orlando Benítez, por coalición.
Sea lo que sea es un desafío porque en política nada es seguro. Como en el fútbol, el partido no termina hasta que termina. Erasmo lo sabe y para ello deberá seguir trabajando duro y untándose de barro y de pueblo para ganar afectos y votos que lo muevan en sus aspiraciones.

¿Y Sara Piedrahita qué?

La representante ha hecho su mejor esfuerzo y dentro de del terremoto político que se genera al llegar a Bogotá, al salón elíptico, Sara Piedrahita, ha buscado la mejor posición y ha gestionado leyes que ha sacado adelante impactando sectores de la población, sobre todo los jóvenes, para tener mayores garantías en el ámbito laboral y del ejercicio de sus profesiones en salud.

Sin embargo, la ex candidata al reinado de la belleza, ya ha ido perdiendo la fortaleza del capital político que le heredó de su primo el ex Gobernador Alejandro Lyon y ahora le tocaría luchar prácticamente sola para mantener su curul en el congreso.

A nivel del departamento deberá recomponer sus fuerzas y hacer un balance con sus aspiraciones de hacerse reelegir, ir a Senado, o dar un paso al costado. El aprendizaje desde la comisión tercera y su colectividad le servirán para tomar la mejor decisión de su futuro político.

“El Titi” Burgos. Ya no lo conoce nadie

Este enigmático político, como lo consideran muchos cordobeses y medios de comunicación en Bogotá, ha desaprovechado el escenario del Capitolio para forjarse una mejor reputación y consolidar su devenir político sin que lo mantengan sus padrinos.

Se nota que no está suelto y que no tiene como en la aviación, “vuelo propio”. Sin embargo, la tiene de para arriba para hacerse reelegir en la Cámara de Representantes o buscar otros destinos. Es un político distante de sus bases, no habla para nada y su gestión ha sido nula en el congreso.

La dependencia de los congresistas del partido de la U en Córdoba del nivel central de la colectividad es evidente y ninguno es autónomo para tomar decisiones. Ese partido hoy está atomizado y sabe que soporta su poder sobre la representación en el gobierno y en el manejo del bolígrafo para conformar las listas para las próximas elecciones legislativas.

¿Y los que buscan curul?

El actual diputado Antonio Ortega, quiere ser candidato a la Cámara de Representantes, aunque también es otro político de esos que no se le escucha la voz ni para decir, “esta boca es mía”, el hombre tiene ambiciones de ir al Congreso de la República, tiene capital electoral y ‘buenos’ padrinos políticos.

Otra que suena es la esposa del ex Senador Musa Besaile, Milene Flórez de Besaile, quien tiene fortín político y sería una ficha clave a la hora de conformar la lista a Cámara de Representantes, por ser mujer y cumplir la cuota de género.

Recordemos que la listas a Cámara en Córdoba deben tener mínimo dos mujeres integrando dicha lista, de los cinco que la conformarían.

Amanecerá y veremos en Córdoba.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba