Casos de agresión contra la mujer en Montería no cesan

Una mujer de aproximadamente 38 años denuncia haber sido víctima de intento de feminicidio por parte de su esposo. Los hechos se presentaron en la vivienda de la afectada ubicada en el sur de Montería.

La fémina comenta que su cónyuge la maltrató con arma blanca y objetos contundentes y aunque lo denunció, hasta la fecha no ha recibido respuesta.

La agredida, quien solicitó confidencialidad ante su identidad, relató: “Estábamos en casa y de un momento a otro tomó un objeto y me empezó a golpear, fue horrible, me pegó muy fuerte con muchas cosas; entre ellas una plancha de ropa, me torturó por más de 10 minutos, mientras yo, rogaba por mi vida. Hoy decidí hablar debido que hasta la fecha no he recibido respuesta por parte de la Fiscalía; sin embargo, pienso que no estamos solas, no podemos quedarnos calladas, si nuestras vidas corren peligro, hago un llamado a la concientización y al amor propio”, dijo.

El victimario al creer que su esposa había fallecido se acercó a la estación de policía más cercana a confesar “el crimen”. Horas más tardes la policía encontró a la mujer gravemente herida y muy golpeada en la mitad de la calle a las afueras de su casa, pues la víctima había salido en busca de ayuda.

De los 31 casos reportados por el Instituto de Medicina Legal a causa violencia intrafamiliar, 24 son de violencia entre conyugues, que en su gran mayoría se traducen en maltratos hacia la mujer, lo cual deja secuelas y daños psicológicos en las víctimas.

La Psicóloga independiente, Andrea Carolina Peñate, experta en temas de violencia intrafamiliar, explicó que el maltrato a la mujer por su pareja es una de las formas más comunes de violencia contra las mujeres, siendo más probable que sufran ataques repetidos, lesiones, violaciones o que mueran en el caso de ser atacadas por otro tipo de agresores.

“Se trata de un fenómeno global que se extiende por todos los países y afecta a las mujeres de todos los niveles sociales, culturales y económicos y su impacto en la salud es tal, que recientemente se está considerando como un problema importante de salud pública. Además de las lesiones físicas sufridas como consecuencia directa de las agresiones, tiene gran impacto psicológico y también supone un factor de riesgo para la salud a largo plazo”, indicó Peñate.

Sin embargo, muy a pesar de que esta situación sigue aumentando en la ciudad de Montería, casos como este aún quedan sin resolver; dejando víctimas sin opciones y con casos no resueltos.

 

Creado por: Jocelyn Morelo, Cristian Llorente, María Nárvaez y Lizeth Anacona. Estudiantes de la UPB.