Dicen que en este puente de Colombia deambulan almas en pena de gente asesinada

Claman justicia, afirman en un programa de crónicas quienes residen cerca del sitio, conocido como la boca del infierno y donde se oye pasar una “volqueta fantasma”.

El puente de Pandi, entre Cundinamarca y Tolima y que está a más de 220 metros de altura, es el lugar donde dicen que deambulan almas en pena de gente que asesinaron en las décadas de 1960 y 1970.

“Se convirtió en el botadero de cadáveres de campesinos liberales”, afirma Jaime Alberto Lozano, del equipo Urantia, sobre la oscura historia que rodea este paso conocido como la boca del infierno, en una crónica publicada por Testigo Directo.

“Venían los liberales, conservadores. Aquí paraban la volqueta del municipio y los botaban aquí”, sostiene uno de los residentes de la zona.

Otra vecina del lugar dice que a las víctimas “las cogían y les pegaban, les daban machete en los dedos con tal de que cayeran” al vacío.

Según los testigos, por las noches pasa una volqueta fantasma, la misma desde la que arrojaban a decenas de personas en medio de la guerra política de la época.

Expertos en fenómenos paranormales dijeron al programa que por el puente no solo deambulan almas clamando justicia, sino también seres del más allá, demonios con los que pudieron haber hecho un pacto.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba