Monterianas rechazan acoso al que son sometidas en las calles de la ciudad

En las calles de Montería las mujeres caminan con miedo a ser asaltadas por un ladrón, y ahora  se le suma, el pánico de saber que cualquier hombre en moto puede acercarse a manosearlas sin que nadie haga nada para evitarlo.

“Lo que le sucedió a Jessica es algo que debemos rechazarlo, puede ser tu hija o tu mama. Las mujeres nos sentimos muy amenazadas;  o nos dicen cosas horribles o nos tocan alguna parte de nuestro cuerpo”, dijo Berna Vega, monteriana que sale todas las mañanas a practicar deporte.

Dijo que es la frialdad de la gente lo que más le impacta: “Pueden ver que te están ultrajando en la calle y nadie hace, ni dice nada, lo ven como algo normal”.

Otra mujer aseguró que las monterianas se sienten inseguras haciendo ejercicio, que es un esparcimiento sano: “Queremos que las autoridades le presten más atención a estos casos, más vigilancia, mayor patrullaje y policías en la calle, que uno pueda gritar con la certeza de que alguien las ayudará”, precisó Xenia Ghisays.

El ataque sexual que sufrió  Jessica Torres ha sido ampliamente criticado por políticos, autoridades policiales y comunidad en general. Torres levantó la voz en nombre de todas las mujeres que diariamente son vejadas por su género en las calles de Montería: “No necesitamos que nos miren ni nos piropeen en la calle. ¿Cuándo seremos libre?”, dijo en su red social Yeimi Narvaez, quien hace algunas semanas denunció ante ChicaNoticias, el ultraje al que fue sometida por un motorizado mientras caminaba por las calles de La Castellana en compañía de su hijo de 2 años.