Una enfermera con cáncer se contagió de coronavirus, ganó la pelea y ahora envía un mensaje contundente

Un enfermera identificada como Amparo Álvarezm desde Tolima hasta Bogotá tuvo que ser remitida Amparo Álvarez y que a su lucha contra el cáncer se le sumó otra: el coronavirus .

“Es una batalla muy difícil, no hay que echarla atrás”, dice Amparo Álvarez, que ha perdido amigos muy queridos por culpa del COVID.

Ella es auxiliar de enfermería ya pensionada, tiene 65 años y estuvo internada 8 días en la clínica Santa Clara, en el centro de Bogotá.

“Me llevaron el lunes 4 en la mañana y a las 2 horas me entregaron prueba positiva. Inmediatamente me trasladaron al hospital de Mariquita”, relató. Por problemas respiratorios tuvo que ser llevada a la capital.

Allí siguió su lucha, la misma que algunos allegados no lograron superar: “hace unos 8 días había muerto uno de los mejores amigos míos, han muerto muchas personalidades amigas”.

Pese a la tristeza, ella siguió con la cabeza en alto. “Es una batalla muy dura, difícil, no hay que echarla atrás. Hay que ver qué hacer”, manifestó.

Para Amparo, el hecho de que su familia y su pueblo la acompañe, aunque sea en la distancia, “da mucha actitud positiva”.

Esta mujer, que por mucho tiempo entregó su vida a servir, habría sido contagiada por un hijo que seguía trabajando durante la pandemia.

Otro testimonio para seguir cuidándose y evitar propagar el virus entre las personas que más queremos.

Noticias Caracol

Participa en los comentarios