El pasado reciente de la Universidad de Córdoba con el Profe Jairo

Por RAFAEL CHICA GUZMÁN

La administración de Jairo Torres Oviedo, ha sido una de las mejores en los últimos años en la Universidad de Córdoba. Esa premisa no se puede discutir y es la que hoy tiene al Profe Jairo, como se autodenomina el ilustre docente, con una buena imagen ante la región y el país.

Teniendo en cuenta que el fin no justifica los medios, se hace necesario discutir la forma como Jairo Torres Oviedo, El Profe Jairo, se ha mantenido al frente de la rectoría de la Universidad de Córdoba y pretende perpetuarse en el poder por cinco años más, bajo la premisa de que es el único salvador.

Lo primero que hay que decir es que no es cierto que Jairo Torres Oviedo ha estado alejado de la clase política y mucho menos que ha salvado a la universidad de las prácticas clientelistas que siempre han estado en las directivas del claustro universitario.

La historia de Jairo Torres en la política de la Universidad de Córdoba comenzó en el período del 2010 al 2012, cuando siendo Emiro Madera, rector de la universidad, entró a formar parte del Consejo Superior como representante de los egresados.

Al interior del Consejo  Superior se alió con su amigo, en ese momento Rafael Cogollo Pitalua, para sacar a Emiro Madera de la rectoría de la Universidad y realizó acuerdos con consejeros cercanos a la senadora Arleth Casado de López para elegir a Alba Durango, como rectora 2013 – 2015.

La amistad con Rafael Cogollo se convirtió en un trabajo constante para alcanzar el sueño de ser rector de la Universidad de Córdoba y es cuando logra, siendo consejero, que el Consejo Superior homologue la experiencia administrativa como consejero, con la función  como dirigente universitario, el único requisito que le hacía falta para postular su nombre al cargo de rector.

Las ironías de la vida, Rafael Cogollo Pitalua, el mismo que tumbó su reelección fue la persona que lideró la campaña a su primer período como rector y José Gabriel Flórez, quien hoy es su principal defensor, fue el consejero que más se opuso a su elección y por todos lo medios trató de que la “Casa López” avalara a su candidato Everaldo Montes.

Pero Rafael Cogollo se le adelantó a José Flórez y llevó a Jairo Torres Oviedo a los jefes de Mayorías Liberales con un mensaje convencedor: No se sabe cómo, qué tuvo que firmar, qué acuerdos hizo, ojalá algún día el exgobernador lo cuente, pero el Profe Jairo se consiguió el voto que hacía falta para alcanzar la mayoría, el voto del gobernador Alejandro Lyons  Muskus.

De nada valió que José Gabriel Torres, en compañía de estudiantes, cerrara la universidad para que no sesionara el Consejo Superior.

De nada valió que José Gabriel Flórez, con sus estudiantes, protestara frente al  Club Campestre para exigir que los consejeros, que se reunían allí,  respetaran el voto mayoritario depositado en las urnas a favor de Everaldo Montes.

Al final, en la sede de la Policía Metropolitana, lugar en donde se tuvo que reunir el Consejo Superior para huir de las protestas, lideradas por José Gabriel Flórez, se eligió a Jairo Torres Oviedo para el período 2016 – 2018.

Recuerdo que el día de la elección de Jairo Torres, como rector de la Universidad de Córdoba, la entonces senadora Arleth Casado de López realizó una cena en honor al nuevo rector y a la cual fui invitado. Estando en el jardín de Casa López vi llegar al Profe Jairo con su familia y lo primero que hizo fue dirigirse a la senadora liberal para abrazarla y le escuché estas palabras: “Jefa lo logramos, eso es suyo”.

El día de su primera elección, El Profe Jairo brindó por la Transformación de la Universidad de Córdoba al lado de su amigo Juancho López.

Los primeros años de Jairo Torres como rector de la Universidad fueron de total cordialidad con la Casa López que hoy critica. Recuerdo la visita del ministro de Hacienda Mauricio Cardenas a la universidad para llevar recursos gestionados por la senadora liberal y que sirvieron para cubrir gastos financieros como el pago de la nómina.

En el auditorio de la Universidad de Córdoba el rector Jairo Torres se extendió en elogios a la senadora Casado de López y en su intervención recordó el apoyo histórico que el grupo político de la senadora le ha dado al Alma Mater.

En el 2017 el Profe Jairo recibió al Ministro de Hacienda Mauricio Cardenas con su amiga Senador Arleth Casado de López y reconoció el aporte histórico que el grupo liberal le ha hecho a la UNICOR.

Pero las cosas cambiaron cuando la senadora Arleth Casado perdió la curul. Para ese entonces estaba en campaña abierta a favor de la candidatura presidencial de Gustavo Petro y entre su círculo de amigos daba por cierto que Petro iba a ser el próximo presidente de la República.

Las cosas no se le dieron y fue entonces cuando buscó acercamiento con el nuevo gobierno del presidente Iván Duque, a través de los congresistas David  Barguil y Ruby Chagui.

Y vino el primer paso a la perpetuidad en el poder. Con el liderazgo del consejero José Gabriel Flórez, recordemos que fue su principal opositor y hasta le demandó la elección, pero misteriosamente después no presentó las pruebas para sustentar la demanda, logró las mayorías del Consejo Superior para extenderse su período un año más.

Para ese entonces el Profe Jairo Torres Oviedo ya había aprendido que con prebendas y “regalitos” se conseguía el respaldo del Consejo Superior y fue cuando comenzaron los contratos, órdenes de servicio y nombramientos en la Universidad de Córdoba, de personas cercanas a los consejeros.

Comprado el Consejo Superior, hasta los amigos de la Casa López se rindieron a sus regalos, el Profe Jairo Torres se hizo prorrogar un año más y no satisfecho con eso logró que el ente máximo de la universidad aprobara la reelección por cinco años.

Logró las mayorías en las votaciones internas, entre otras cosas pidió que se respetara el voto mayoritario en las urnas, el mismo que él no respeto en su primera elección cuando el triunfo lo tuvo Everaldo Montes, e hizo que el Consejo Superior, con miembros comprados con sus “regalos”, lo eligieran para cinco años más.

Delito es delito

La discusión no puede ser si Jairo Torres Oviedo ha hecho o no ha hecho una buena administración.

La discusión no puede ser si al Profe Jairo lo quieren sacar sus enemigos políticos. Lo mismo decía Emiro Madera cuando Jairo Torres y Rafael Cogollo se unieron para denunciar las irregularidades que se dieron en esa administración de la Universidad de Córdoba.

Aquí la discusión debe ser si es legal que el Profe Jairo se haya extendido su período de tres a cinco años y luego se haya hecho reelegir a cinco años más, por unos miembros del  Consejo Superior, que ha quedado demostrado, recibieron favores personales del rector Jairo Torres Oviedo.

Y lo de plenamente demostrado no lo digo yo, lo dice el Consejo de Estado en su Auto de admisión de la demanda de la elección de Jairo Torres Oviedo para el período 2020 – 2025:

“Así las cosas, como se acreditó a través de diversos medios probatorios que parientes del señor José Gabriel Flórez Barrera celebraron contratos estatales y fueron nombrados por el señor Jairo Miguel Torres Oviedo, como rector de la Universidad de Córdoba, en ese ente universitario y luego de ello, participaron en su reelección en dicho cargo para el período 2020-2025, sin manifestar impedimento alguno y además, se demostró que el demandado postuló al señor Nicolás Martínez Humanez como decano de la facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de esa universidad y luego éste participó en el acto de elección, ahora cuestionado, encuentra la Sala probada la vulneración del artículo 126 de la Carta Política en el caso concreto”.

A mí me han enseñado que cuando se vulnera un artículo de la Constitución Política de Colombia, se está cometiendo un delito y si el Consejo de Estado dice que eso está plenamente demostrado, entonces no podemos aceptar que unos delincuentes manejen nuestra Universidad de Córdoba.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba