En peligro de ser cerrada Via Ciénaga-Barranquilla por erosión en kilómetro 19

En estos momentos la erosión costera que se presenta en el kilómetro 18+900 de la vía Santa Marta – Barranquilla amenaza nuevamente con interrumpir la movilidad de vehículos en esa zona. De esta forma lo dio dio a conocer la concesión Ruta del Sol II.

No obstante, la entidad encargada de la operación de la carretera afirmó que desde finales de noviembre e inicios de diciembre los fuertes vientos ocasionaron un incremento del oleaje que está socavando con agresividad el talud instalado.

Sin embargo, el director de obras de la Ruta del Sol II, Fabián Saumeth, explicó que son aproximadamente 100 metros de la vía que volvieron a afectarse por la arremetida del mar.

“El oleaje se encuentra a dos metros del talud de la vía y alcanza a mojar a los carros que transitan”, informó Saumeth.

Asi mismo, la concesión advirtió que aunque ya se hizo una intervención urgente con enrocado, el riesgo de que la carretera colapse sigue vigente.

“Es impresionante como las olas mojan toda la banca de la vía hasta el otro lado y en las noches el fenómeno erosivo se intensifica generándose un peligro inminente para los vehículos que al cruzar este tramo son alcanzados por el agua”, detalló.

Actualmente la movilidad se encuentra reducida en todo el kilómetro 19 de la carretera; igualmente se instaló señalización y hay presencia permanente de operadores de la Ruta del Sol II para atender cualquier novedad.

No obstante a las medidas transitorias ejecutadas, la concesionaria aclaró que la problemática requiere una inversión que excede su capacidad de respuesta.

“Cada dos años aproximadamente la erosión se agrava en esta parte de la carretera, afortunadamente en los años 2014 – 2016 y 2018 el Gobierno departamental y nacional actuaron en conjunto y esperamos que lo mismo suceda en esta ocasión que se presenta una afectación similar por causa del fenómeno natural”, sostuvo Saumeth.

La concesión Ruta del Sol II notificó a la Gobernación del Magdalena para que gestione el apoyo necesario ante la Unidad de Gestión del Riesgo y el Instituto Nacional de Vías.

“Se requiere de una inversión por el orden de los 4.500 millones en un proyecto que protegerá la vía del mar mientras se define la solución definitiva que solo será posible cuando se construya la doble calzada basada en los diseños que ya están aprobados”, puntualizó el ingeniero Fabián Saumeth.

La Gobernación del Magdalena a través de la gerencia de infraestructura ya reportó la novedad a las instancias nacionales para que se dispongan de los recursos que se requieren en obras en el kilómetro afectado por la erosión.

Zona Cero