Funcionario que se tomó fotos con cuerpo de Maradona en el ataúd, se entregó; pero poco después quedó libre

Diego Molina trabajador de la funeraria se presentó ante la justicia con una abogada, pues era buscado por fotografiarse en dos ocasiones con el cadáver de Diego Armando Maradona.

El funerario en varias ocasiones se escondió , luego de que se filtraran las imágenes que provocaron un repudio generalizado en Argentina y muchos países, y que le habrían representado varias amenazas.

Sin embargo, la búsqueda que comenzó en todo el país del sur del continente para dar con su paradero, pues se escondió después de que se filtrara la primera foto, terminó en las últimas horas cuando se presentó en una estación.

El diario Olé informó que llegó hasta la Comisaría Vecinal 15A, ubicada en la localidad de Chacarita (Buenos Aires), acompañado de “su abogada de confianza”, pues se conoció que tiene antecedentes judiciales. No obstante, pese a los que muchos hubieran pensado o querido, el hombre no está preso.

De acuerdo con el medio argentino, solo se hizo una “consulta con la Fiscalía Contravencional 24”, y desde allí les dieron instrucciones de únicamente tomarle fotografías para dejar su registro y anotar “los datos filiatorios y teléfonos de contacto”.

Olé dice que Diego Molina se entregó el viernes en la noche y La Nación que fue hasta la mañana de este sábado, pero lo cierto es que ambos coinciden en que una vez se cumplió ese procedimiento, el funerario recuperó la libertad.

También se conoció esta imagen de él cuando estaba en la comisaría:

La indignación contra Molina no para de crecer, pues en las últimas horas se conoció una segunda imagen de él al lado de ‘el Pelusa’, pero en la que el astro argentino estaba sin ropa, pues aún lo estaban preparando en la funeraria para su velación.

Incluso, en días anteriores, la fiscalía de Argentina solicitó tres allanamientos simultáneos a la funeraria Pinier y a las viviendas de los hombres que aparecen en las fotos, dos de ellos con su pulgar arriba y sonriendo.

Por otro lado, los medios locales también informaron que el club Argentinos Juniors, equipo en el que debutó Maradona —que habría pedido ser embalsamado—, pidió la expulsión de Diego Molina al conocer que era socio del club.

Molina no fue el único que protagonizó el reprochable e irrespetuoso acto, si no que otros dos empleados funerarios hicieron lo mismo. Uno de ellos salió a pedir perdón y aseguró que lo “quieren matar”.

Mientras que el dueño de la funeraria, en medio de las lágrimas, explicó que los tres hombres aprovecharon dos minutos que estuvieron solos para sacarse las fotos con Maradona muerto y le pidió disculpas a la familia y a su país.

Pulzo

Participa en los comentarios