En informe médico sobre muerte de Maradona enfermera confiesa que la obligaron a mentir

La enfermera Dahiana Gisela Madrid, trabajadora de la salud que estaba en la casa del ‘10’ cuando falleció, reconoció ante la justicia que el reporte estaba adulterado.

Según la enfermera, la compañía que la contrató la obligó a colocar en el informe que ella había intentando hacerle un control de signos vitales a Diego Maradona en la mañana, pero este no se dejó.

También confesó ante la Fiscalía que no le realizó ningún chequeo médico y que nunca entró a la habitación del campeón del mundo en México 1986, ya que pensó que era mejor dejarlo descansar.

“Las dos veces que declaró, bajo juramento de decir verdad, siempre reconoció que ella esa mañana no había entrado nunca a la habitación”, manifestó una fuente judicial en declaraciones recogidas por este mismo medio.

Pese a que las investigaciones todavía están en curso, las autoridades señalaron que la última persona que vio con vida al exfutbolista argentino fue el enfermero que le entregó el turno a Madrid después de que le realizara un chequeo, agregó el impreso.

Dentro del expediente, el trabajador de la salud indicó que terminó su turno a las 6:30 de la mañana del 25 de noviembre, día en que murió el ‘Pelusa’ por un paro cardiorrespiratorio.

El enfermero, igualmente, puntualizó que antes de irse de la residencia revisó a Maradona y, para ese momento, “tenía signos vitales”, concluyó el rotativo, el cual fue el primer medio en confirmar el fallecimiento del astro argentino.

Pulzo

Participa en los comentarios