Mujer pide justicia contra sus supuestos padres por haber recibido maltrato y abusos

Como Marta Janeth Gómez es identificada la mujer que relata la pesadilla que vivió junto a una pareja que durante toda su vida la hizo creer que eran sus padres.

Muchas mujeres son víctimas de la violencia, pero un aberrante caso registrado en Medellín reúne todas las formas de maltrato y ha despertado conmoción he indignación.

Aseguró haber sido víctima de múltiples delitos, casi desde el momento en el que nació, hoy en día tiene 41 años y su sufrimiento no termina.

Una vida de horror, una pesadilla permanente y escasos momentos de sosiego, así ha sido la existencia de Marta Janeth Gómez, una mujer de 41 años que sobrevive en la capital antioqueña.

Su odisea comenzó en 1980, cuando tenía sólo seis meses de nacida y fue raptada, hace poco alguien le reveló ese primer golpe, los detalles son confusos y solo le dijeron que en Barranquilla un hombre se la llevó.

“Que entretuvo a la de la farmacia, como que la mandó por algo hacia adentro, entonces ahí en esa canastica salió corriendo”, aseguró Marta.

Según su relato, el hombre y su pareja se convirtieron en sus papás, eso le hicieron creer años después, mientras la obligaban a trabajar y la golpeaban sin ninguna compasión.

“Ella le cogía a uno el cabello y le daba contra todas las paredes y uno quedaba ocho días con la cabeza así”.

Marta asegura que otro niño, convertido a la fuerza en su hermano, corrió una suerte similar.

“El niño estaba ahí sin camisita, en unos chores, junto a un tanque grande. Una persona pasó una bolsa, lo vistieron y desde ahí fue mi hermano y es que él que lleva mí mismo apellido”.

Pero faltaba más, ella sostiene que, a su tortuoso camino, se sumó un permanente abuso sexual, de parte de quien creía que era su papá.

“De no poder dormir en las noches porque el señor se acercaba a manosearme”.

Desesperada, hace algunos años huyó y adultos cercanos le confesaron que la mujer y el hombre que la azotaron no eran sus padres y ahora poco sabe acerca del paradero de aquellos presuntos delincuentes. Marta clama justicia, pero tiene un sueño mayor.

“Saber de verdad si mi mamá, la que me dio vida, todavía vive, si tengo hermanos, pues, como ser humano tenemos derecho a saber nuestra realidad”.

NoticiasRCN.com

Participa en los comentarios