Aqualia se une al llamado de protección del medio ambiente

Este jueves se celebró el Día Mundial del Saneamiento o Día Mundial del Retrete, fecha instaurada por Naciones Unidas (ONU) para llamar la atención sobre la importancia del saneamiento para el desarrollo mundial y sobre los 4.200 millones de personas, que según Naciones Unidas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura.

Aqualia se unió este año al lema: “Saneamiento sostenible y cambio climático” que destaca, la importancia de garantizar sistemas de saneamiento que traten de forma efectiva los desechos humanos en un entorno seguro, accesible y digno.

La empresa aseguró que desarrolla todas sus actividades teniendo en cuenta la protección del medioambiente, la lucha contra el cambio climático, la minimización del impacto ambiental y la sostenibilidad.

Muchos de los proyectos impulsados por la compañía incorporan soluciones que garantizan el tratamiento de las aguas residuales de forma eficiente, segura y respetuosa con el entorno contribuyendo a la lucha contra el cambio climático.

Las aguas residuales contienen agua, nutrientes y energía valiosos por lo que, convenientemente tratados, estos residuos también pueden suponer un recurso en forma de bioproductos de alto valor añadido, un impulso para la agricultura y una forma de reducir y capturar las emisiones para obtener energía más verde.

Algunos de ellos se están desarrollando en áreas protegidas o zonas de gran valor para la biodiversidad.

En estos momentos Aqualia trabaja en un proyecto de ingeniería, denominado “procurement”, construcción, puesta en marcha y supervisión a la operación de la   PTAR (Planta de Tratamiento de Aguas Residuales) de El Salitre en Bogotá.

Un proyecto que ha sido diseñado buscando la recuperación integral del río Bogotá en su zona de influencia de aproximadamente 30% de la ciudad, la protección de los ecosistemas limítrofes, la integración ambiental,  ambiciosos objetivos de mejora social,  así como mejora de la salud y seguridad para más de 3 millones de habitantes. Una vez que la planta entre en funcionamiento, la capital colombiana recuperará el río que hasta ahora estaba “biológicamente muerto” en determinadas zonas de su cauce.

Otro ejemplo se encuentra en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Medina del Campo, en Valladolid. Aqualia ha transformado el antiguo sistema de lagunaje para el filtrado de aguas residuales, poniendo en marcha un proyecto sostenible de depuración y reutilización de aguas que ha permitido la recuperación del ecosistema aledaño a la planta, en desuso desde 2004.

Además, y según datos de la ONG SEO/BirdLife, la recuperación del paraje natural ha supuesto que 125 especies diferentes de aves hayan sido avistadas en ese entorno natural.

Participa en los comentarios

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba