Represamiento de cadáveres en Medicina Legal en Montería

Mucho inconformismo se presenta entre los reclamantes de cadáveres en Medicina Legal, ya que los cuerpos de sus seres queridos demoran mucho en ser entregados alargando más su dolor por las pérdidas.

El pasado martes tres familias de personas muertas de manera violenta, corroboraron que hace falta un plan de contingencia o una intervención que ponga fin al represamiento de cadáveres y así ponerle acabar con la angustia.

Los casos más urgentes son los del joven Jesús Manuel Zabaleta Polanco, de 19 años, de nacionalidad venezolana, quien residía en Caucasia con una cordobesa. El cayó el pasado 1 de noviembre de una tractomula entre los municipios La Apartada y Buenavista, y falleció posteriormente en Montería el pasado jueves.

Desde el viernes sus familiares están tratando de reclamar el cuerpo y les han dicho que hay otras víctimas delante de él y que deben esperar. Este martes permanecían a la espera de la entrega del cuerpo.

Entre estos casos también está el de la líder comunal del barrio Vilches, de Cereté, Neris Flórez, quien falleció a consecuencia de un accidente en motocicleta con su nieto, quien sigue en UCI. A la familia le han dicho que un solo médico legista no pudo evacuar los cuerpos de las vítimas.

El pasado sábado también falleció Diana Saavedra Martelo, la atacada a piedra y palo en el corregimiento Colomboy, Sahagún. Y la respuesta es la misma: esperan refuerzos médicos para poder evacuar los cuerpos.