La fauna silvestre es un bien de la nación, por lo tanto el loro Vitricio se quedará en la CVS

En entrevista con ChicaNoticias, Albeiro Arrieta, funcionario de la CVS aclaró que en Colombia nadie puede llamarse dueño de un animal de la fauna silvestre, ya que, y desde la expedición del Código de los Recursos Naturales, los animales silvestres pasaron a ser un bien del Estado.

La aclaratoria la hizo a propósito de la polémica desatada por la incautación de un loro con más de 45 años, que pasó toda su vida al lado de una anciana, que en la actualidad tiene 102 años y clama con desesperación el regreso de su fiel amigo Vitricio.

Arrieta sostuvo que hay diversas sentencias de la corte, de incluso personas que han estado muy enfermas y el juez se ha negado a la devolución de estos animales fallando a favor del Estado.

“El animal ingresó a la CVS por una incautación y hay que aceptarlo y hacer una revisión”, sostuvo el funcionario.

Dijo que Vitricio avanza en la ingesta gradual de alimentos propios da la naturaleza y ha ido avanzando de forma positiva en su readaptación con sus similares.

Añadió que la CVS cuenta con cientos de animales que han sido incautados y otros entregados voluntariamente por personas que “han tomado conciencia de la norma”

En este sentido, Eliana Guerrero, nieta de la dueña del loro y quien lo trasladaba cuando le fue incautado, explicó que Vitricio está con la familia desde los años 70, fecha en la que su abuelo lo trajo a convivir con la familia, como un regalo para su abuela, hoy con alzheimer y una parálisis en la mitad de su cuerpo. Pese a la pérdida de la memoria, la abuela sólo llama a Vitricio a comer, situación que ha llenado de estrés y angustia a la familia que no saben cómo explicarle a la abuela la razón de la ausencia del loro.

“Queremos que se pongan la mano en el corazón, la familia está muy dolida por la pérdida de Vitricio, él nos reconoce, yo nací y él ya estaba. Desde que me lo quitaron no he podido dormir”, indicó la joven.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba