Encontró al hermano en el cuarto de su esposa y le dio 22 machetazos

Un hombre estuvo a punto de morir de 22 machetazos, por violar uno de los mandamientos de Dios: “No desearas la mujer del prójimo”, y mucho menos la de un hermano de sangre.

Donaldo Arévalo Castrillo, hizo caso omiso a este precepto, y estando en la cama con su propia cuñada, fue herido brutalmente a machete a manos de su propio hermano, la madrugada del pasado lunes, en hechos registrados en área rural de Mompox.

Cuenta un familiar de los hermanos, que al parecer Johana Ferreira, esposa del agresor, sedujo con sus curvas y belleza a su cuñado Donaldo, que ni corto ni perezoso, llegó hasta la vivienda en horas de la noche, en la vereda El Carmen, jurisdicción perteneciente al corregimiento de Candelaria, aprovechando que no se encontraba su hermano para iniciar una faena pasional entre amantes.

Eran las 12:30 de la madrugada, cuando Luis Arévalo Castrillo, llegó hasta su vivienda, donde ya le habían avisado que en su casa estaba metido un “caimán”, pero la sorpresa fue mayúscula al ver a su hermano acostado en su propia cama.

La ira y la rabia de Luis fue impresionante, pues sin asco le propinó 22 machetazos a su ser querido, por la traición que hizo. La mujer en vez de evitar la agresión entre su amante y su esposo, salió corriendo, sin saber la suerte que corría su “acompañante de cita”.

Rápidamente, el hombre de 29 años de edad, fue llevado en una motocicleta hasta el Hospital La Divina Misericordia de Magangué, por su cercanía, mientras que Luis Arévalo, se encuentra profugo de la justicia y la mujer sólo argumenta que ella no tuvo la culpa de nada.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba