“Acababa uno y empezaba el otro”: Relato de niña Emberá violada por soldados

En medio del juicio disciplinario contra siete soldados por el abuso sexual de una menor de 12 años de la comunidad Embera en Risaralda; el médico forense que atendió a la niña leyó el testimonio que ella le entregó.

La Procuraduría escuchó el testimonio de Campo Elías Ochoa, que trabaja en Medicina Legal desde hace 23 años, quien aseguró que cuando valoró a la menor ella estaba con los signos de alerta normales, memoria adecuada, sin cambios en su estado de ánimo y su narración fue coherente y en español.

El médico leyó textualmente el relato que le entregó la niña en los hechos que se desarrollaron el pasado domingo 21 de junio sobre las 6 p. m. cerca del colegio La Granja del corregimiento Santa Cecilia, en Pueblo Rico, Risaralda.  

“Por la mañana me fui a la escuela a coger guayabas, a eso de las 6 p. m. el comandante me dijo que me fuera a la casa, yo iba para la casa, pero más abajito un soldado me llamó. Él se llamada Juan, yo fui para donde él estaba y empezó a tocarme, yo le dije que no quería y se puso a hacerme cosas”.

“Al ratico llegaron los otros soldados, eran nueve personas, todos tenían uniforme de soldado, yo solo pude verle la cara a tres de ellos, como era oscuro, no veía muy bien. Cuando acababa uno, seguía el otro. Todos, los nueve lo hicieron. Uno de ellos me tapó la boca para que no gritara, ellos me decían que no le dijera a nadie, que eso era un secreto”.

En medio de la audiencia, el médico indicó que la menor contó que le dijo al primer soldado que le dolían las piernas y él la soltó, pero que cuando los demás abusaron sexualmente de ella, les repitió que le dolían las piernas y ellos siguieron.

“Cuando acabaron me dijeron que no me fuera para la casa y ellos me hicieron un cambuche para que yo me acostara a dormir”.

Continuó: “Como a las 5 de la mañana yo me desperté y un soldado que es amigo mío, él no me hizo nada, me acompañó para mi casa, yo no entré porque me daba miedo que mi mamá me regañara. Luego me vio mi hermana y mi sobrina y me preguntó qué estaba haciendo y yo les conté todo, luego a mi mamá”.

“Fuimos a donde estaban los soldados y yo pude identificar solo a tres de ellos porque a los otros no les había visto la cara. El comandante me hizo unas preguntas, que, si era verdad lo que decía, y luego me llevaron al hospital”, precisó.

El testimonio del médico forense fue el último que escuchó la Procuraduría General en medio de las audiencias contra los soldados del Ejército Nacional. 

Los soldados investigados disciplinariamente son: Juan Camilo Morales Poveda, Yair Stiven González, Luis Pérez Holguín, Juan David Guaidi Ruíz, Óscar Eduardo Alzate, Deyson Andrés Isaza Zapata y Luis Fernando Mangareth Hernández.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba