Palabras del Presidente Iván Duque Márquez en la conmemoración de los 25 años del diario El Meridiano

Quiero decirles que es con profundo agrado que vengo hoy acompañar esta celebración.

Quiero empezar por agradecer la comprensión, la comprensión pedagógica, que ha tenido El Meridiano para llevar los protocolos de este encuentro

Sin lugar a dudas, de no estar viviendo de pronto circunstancias mundiales en salud, tendríamos muchísimos más ciudadanos acompañándonos esta mañana.

Y creo que el haber tomado las decisiones en tan corto plazo, lo agradezco como Presidente, porque no solamente lo tomo como un gesto de respuesta –querido ‘Willy’ (Salleg)–, sino que lo tomo como un hecho de pedagogía, donde demostramos que siguiendo los paradigmas que se han fijado para prevenir incidentes en salud, se pueden también mantener eventos que representan un mensaje para la sociedad.

Así que, muchísimas, muchísimas gracias.

     

Felicitación y elogio de El Meridiano

Quiero decirles que a mí me motiva profundamente ver a El Meridiano cumplir 25 años.

¿Por qué? Porque estamos hablando de un medio regional. De un medio que busca informar con independencia de informar con claridad, de informar con un criterio propio.

Y el criterio propio no está basado en prejuicios ideológicos o políticos, sino el de darle al ciudadano la capacidad de discernir sobre la realidad, sobre la información para que este asuma la posición que le corresponde en una democracia.

Han sido varios años desde que estuve por primera vez en El Meridiano. Ustedes me recibieron como senador y pude manifestarles mi gran afecto por esta región.

Pude después participar activamente como candidato sobre los planes y proyectos que tenemos para el departamento.

Y siempre encontré un medio de comunicación acucioso, exigente, que busca que el ciudadano reciba por parte de los dirigentes la verdadera esencia de su pensamiento.

Quiero agradecerle a todo el equipo periodístico de El Meridiano. Un equipo que usted orienta, doctor William (Antonio Salleg), y que usted, doctor William, ayudó a formar para que estuvieran en la cotidianidad de los cordobeses, ganándose la conciencia y el corazón.

Así que, como Presidente, reitero mi felicitación.

Y quiero que, todos los que están aquí, sepan que esta Medalla es un reconocimiento a un medio que informa y que informa con transparencia.

Mi felicitación para ustedes.

Colombia debe estar unida ante la pandemia

Y yo quiero hablarle a los cordobeses y a los colombianos en esta oportunidad, en un momento que exige lo mejor de nosotros.

Esta mañana, como lo hago todas las mañanas, le pido a Dios, oro. Y oro, además, con una genuina vocación y con genuina humildad, porque soy temeroso de Dios. Y le pido que nos dé siempre sabiduría y tomar decisiones acertadas.

A mí me motiva cuando escucho este himno cordobés y dice claramente: ‘los pueblos que no luchan no tienen porvenir’.

Colombia ha tenido porvenir porque es un pueblo luchador. Que nada se le ha regalado, que ha tenido que enfrentar muchas dificultades, adversidades, crisis financieras internacionales, crisis productivas, desastres naturales, violencia.

Pero siempre, ante la adversidad, saca lo mejor de esta casta colombiana que tiene, en esencia, esa palabra que lo dice todo: verraquera.

Hoy el mundo ve una declaratoria de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No es la primera vez que esto ocurre. La Organización Mundial de la Salud ha declarado en varias ocasiones pandemias.

Hace tan solo diez años estábamos viendo la pandemia de la gripe aviar, de la H1N1, que llegó a tener más de 680 millones de ciudadanos alrededor del mundo contagiados.

Hace diez años veíamos, también, que en nuestro país tocaba las puertas esa amenaza a la salud. Y las autoridades sortearon, se prepararon, hicieron pedagogía y además se fortalecieron las capacidades propias que tenemos como país.

En esta ocasión estamos ante una pandemia en la era de las redes sociales. Eso tiene elementos buenos y tiene también grandes y enormes desafíos.

Medidas frente al coronavirus

Pero yo quiero decirles a ustedes que desde la primera semana de enero, cuando empezamos a ver los brotes en China, el equipo intersectorial, donde estaba a la cabeza el Ministerio de Salud, fue identificando los distintos escenarios que nos permitieron a nosotros definir este reto en tres fases:

Una fase de preparación, una fase de contención y una fase de mitigación.

En esa primera fase de prevención y de preparación nosotros empezamos a disponer de la capacidad de los epidemiólogos de campo que tiene el Instituto Nacional de Salud, para poder hacer pruebas en territorio colombiano…

También empezamos a articular las redes regionales y empezamos también a invitar al sector de la salud a que tuviera una discusión profunda sobre distintas medidas.

A partir de este momento identificamos que, frente a estos retos, el principal elemento de protección somos nosotros mismos.

Y lo digo porque identificamos factores fundamentales de prevención, frente a un virus que no tiene vacuna y que estaba en el mes de enero generando estragos en China. Y desde ese momento nosotros adoptamos una práctica, que después de la transmitimos a los colombianos, ante un escenario de propagación mundial.

El lavado constante de manos. Todos los días, las veces que sea necesario. Porque, cuando tocamos superficies y después nos pasamos las manos por la cara, podemos convertirnos en trasmisores hacia nosotros mismos.

El lavado constante de manos era una tradición que es, en realidad, un mecanismo eficaz que puede reducir en un 50% los riesgos de contagio.

También modificar hábitos. No saludar de beso, no saludar estrechando las manos, evitar los abrazos y disponer unos mecanismos donde tengamos distancias prudenciales.

Porque lo que encontramos desde el mes de enero, por parte de la Organización Mundial de la Salud, es que este virus circula en distancias inferiores a dos metros y sobre todo cuando tenemos intercambios de más de 15 minutos, donde hay flujos de saliva o de sudor que pueden moverse entre los seres humanos.

Y algo también fundamental. Si tenemos síntomas gripales, tratar de empezar con la autoprotección de quedarnos en casa, y de, si vamos a tener que hacer una diligencia, para evitar contagiar a otros, usar el tapabocas. O si le estamos prestando cuidado a alguien que tiene la gripa, también usar el tapabocas, también como mecanismo preventivo.

Y teníamos claro que, cuando empezó el despliegue del virus hacia Italia y hacia otros países de Europa, estábamos enfrentando un riesgo mayor, porque el mundo está cada vez más interconectado. Y esa fue la razón por la cual nosotros definimos unos protocolos en caso de presentarse un primer caso en nuestro país.

Desde el momento en que se presentó, entramos en la fase de contención. Y ayudó mucho las medidas que teníamos, de carácter migratorio, donde se les hacían preguntas a los ciudadanos, se conducía si tenía factores sintomáticos a que se le diera un instructivo en materia de salud y también se le diera un instructivo en cuanto a las decisiones de protección individual.

Las medidas adoptadas

Y hemos ido tomando medidas que son importantes y las quiero reiterar.

La primera, decretar la emergencia sanitaria después de la declaración de pandemia, trabajando de la mano con la Organización Mundial de la Salud.

¿Por qué emergencia sanitaria, apreciados gobernadores y alcaldes?

Porque eso nos permite tomar decisiones rápidas y coordinadas entre nosotros.

Y una de las que hoy quiero reiterar es la cancelación de eventos de más de 500 personas. Y además, invito a los alcaldes y gobernadores que, si a bien lo tienen, también reduzcan otros eventos, inclusive, en menor capacidad.

Nosotros estaremos monitoreando y de ser necesario también lo haremos. Pero ese número no salió de la manga, es un número que se trabajó con la Organización Mundial de la Salud.

Tomamos la decisión de suspender el torneo rentado de futbol. Que se juegue a puerta cerrada con transmisión. Y contamos con un gran apoyo de las federaciones.

Tomamos la decisión de suspender el tránsito de cruceros en nuestro país. Y hablé de una circunstancia excepcional que va a necesitar un tratamiento excepcional, pero teniendo siempre prevista la salud de los colombianos, y donde he dado una instrucción muy clara, de proceder con el aislamiento preventivo hasta que pase una etapa que puede ser proclive a propagación.

Y donde también hemos invitado a las comunidades indígenas; que en sus territorios y su cosmovisión, también tengan ese aislamiento preventivo.

Y donde, para el adulto mayor, alcaldes y gobernadores, los Centros Vida les exijan también a quienes administran el aislamiento preventivo del adulto mayor, porque es la población más vulnerable.

Y estamos ante un virus que, óigase bien, cerca del 80% de los portadores son asintomáticos, o tienen sintomatología leve. Estamos ante un virus que ya en el mundo muestra que tiene altas tasas de recuperación, y cuya mortalidad o índices de mortalidad, es inferior en lugares distintos a la provincia inicial donde fue encontrado. Pero no para que nosotros nos relajemos, sino para que entendamos también la dimensión de los riesgos.

Y yo hago este planteamiento hoy acá, apreciados doctores Salleg, ¿por qué?

Porque ustedes son un medio de comunicación, ustedes ayer nos acompañaron con el programa que compartimos con los colombianos, de prevención y de acción, y necesitamos que los colombianos todos los días tomemos las precauciones, pero no nos dejemos llevar ni por el pánico ni por el miedo que son los peores consejeros.

Decir la verdad

Hoy tenemos que ser conscientes que cada uno de nosotros tiene una responsabilidad. Cuando llega al aeropuerto y se le pregunta por el oficial de migración, decir la verdad, eso no genera ningún riesgo: decir la verdad.

Y si hay síntomas, también actuar con los procedimientos que han sido establecidos.

Pero adicionalmente, si tenemos a nuestros hijos en la casa con gripa, no llevarlos al colegio. Tomar una precaución adicional.

Esto todo se lo planteo a ustedes porque los retos para el país están ahí.

Y acompañaremos a los alcaldes y gobernadores para tomar las mejores decisiones.

Y de hecho, la emergencia sanitaria también les permite a ustedes disponer de recursos de su presupuesto para medidas extraordinarias en estas materias.

Mañana tendremos una reunión en la Casa de Nariño con gobernadores y alcaldes de ciudades capitales. Y es para que entendamos que las etapas tienen medidas y que necesitamos coordinarlas.

Pero la más importante empieza por nosotros mismos.

¿Por qué digo todo esto?

Porque creo que hoy estamos luchando contra una pandemia. Y si la información hoy es más rápida, utilicémosla en favor de la verdad, utilicémosla en favor de no diseminar el pánico y el miedo y utilicémosla para que la pedagogía pueda ayudarnos como país a salir adelante.

Me gusta compartirles a ustedes esto, porque con ese himno cordobés, nosotros somos un país luchador y nunca dejaremos de serlo para enfrentar ninguna adversidad.

Así que con esta pedagogía, quiero que todos salgamos hoy, más unidos que nunca porque aquí no hay espacio para las diferencias políticas ni para las vanidades personales.

Como Colombia enfrentaremos esto y saldremos una vez más adelante como nación.

El desarrollo de Córdoba

Y yo quiero hablar de Córdoba un poquito. O mucho.

Yo me siento contento de ver tantas caras amigas. Aquí en Córdoba estuvimos hace unas semanas con los amigos del Congreso de la Republica, lanzando ese proyecto para el Golfo de Morrosquillo. El plan para el Golfo de Morrosquillo.

Un patrimonio costanero que no tiene en mi corazón parangón. Y que esperamos, sea un eje turístico.

Todos y cada uno los compromisos que están allí, hoy tienen como padrino al Director nacional de Planeación y como madrina a la Jefe de Gabinete de la Presidencia de la Republica (María Paula Correa), para que sea una realidad.

Hoy también, Córdoba tiene un compromiso de parte nuestra para el desarrollo agroindustrial.

Aquí está el señor Ministro (de Agricultura), Rodolfo Zea, que me alegra que sea hijo de esta tierra. Y me alegra que su primera entrevista se la haya dado a El Meridiano, porque él sabe que Córdoba es un referente del desarrollo agropecuario de nuestro país.

Y aquí, como Presidente quiero ver todos los programas nuestros florecer experimentalmente, pero consolidándose como políticas de estado.

Usted tiene ese reto, apreciado Ministro. Y me alegra que Córdoba, en el Gobierno de Iván Duque, vuelva a tener un asiento en el gabinete para demostrar la importancia de esta tierra en todo el país.

Tenemos varios proyectos de infraestructura, Ministra (de Transporte) Ángela (María Orozco).

Usted ha estado conmigo hace unos meses en el kilómetro 3. Usted estuvo también conmigo acompañándome en ver la conexión que debe tener Córdoba, estratégicamente, hacia los puertos de nuestro país, y consolidarse también en la Costa Caribe.

Pero en unos minutos estaremos también entregando un proyecto donde la primera piedra la pusimos en abril del 2019 y dije que antes de abril del 2020 estaríamos entregando este bello puente que ha sido anhelo de tantas comunidades.

Como espero, senador (Fabio) Amín, que usted me acompañe muy pronto con el equipo de la bancada que aquí está, esta bancada cordobesa, para que hagamos una realidad en el Puente de La Doctrina, y donde podamos tener un verdadero puente como el que se merece un distrito de riego de esta región.

Acabar esos símbolos del atraso y generar una nueva conectividad hacia uno de los distritos de riego más importantes que tiene esta región.

Y quiero decirle a Córdoba que tenemos retos de seguridad, sí.

Pero aquí esta nuestra Fuerza Pública comprometida. Gracias mis generales, coronel, porque en varios Consejos de Seguridad hemos estado en el sur del departamento evaluando los riesgos.

Tenemos ahí ya una Zona Futuro para iniciar una plena ejecución. Tenemos un Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial que integra a las comunidades. Y créanme que no voy a descansar hasta verlo convertido en un factor de éxito para atender a las regiones golpeadas por la violencia.

Y me motiva profundamente los proyectos hemos puesto en funcionamiento, como ha sido el de la electrificación en zonas remotas a través de energía solar. Así estuvimos en Crucito, visitando familias que tienen los paneles solares unifamiliares y sueñan con un mejor futuro.

Así también en Córdoba estamos trabajando para que los programas de vivienda como Semillero de Propietarios, Casa Digna, Vida Digna, sean una realidad.

Usted lo sabe querido alcalde, querido gobernador, y aquí queremos con ustedes hacer el cace y que esos proyectos se materialicen en Córdoba.

Y quiero decirles también que, con el apoyo de esta bancada amiga, estuvimos discutiendo la Ley de Crecimiento Económico, donde salió adelante la medida de la devolución del IVA para las familias más vulnerables de Colombia.

Este año empezaremos el primer piloto. 300 mil familias serán receptoras de ese beneficio. El año entrante un millón de colombianos y en el 2022, 2 millones de colombianos.

Aquí estaré como Presidente en Córdoba dándole inicio también a ese programa para que las familias vulnerables de Córdoba tengan una luz de esperanza.

Y son muchos más proyectos y programas. Pero hago énfasis en algo, apreciados Gobernador y Alcalde, y queremos que El Meridiano nos ayude a que esta información la puedan conocer todos los habitantes de la tierra cordobesa.

Le he dado instrucciones al Ministerio de Salud para que este año avancemos en el pago de los recursos del esquema de Punto Final en salud.

Yo quiero que Córdoba tenga ese beneficio, con toda la auditoria y con toda la trazabilidad, pero que El Meridiano también sea un evaluador y un escrutador constante, para que esos recursos se traduzcan en la calidad del servicio a los ciudadanos.

Un medio regional

Y déjenme cerrar hablando con muchísima ilusión de lo que para mí es un medio regional.

La información y el periodismo son dos hermanas siameses.

El buen informar necesita el buen discernir. El buen discernir necesita el buen pensar. Y el buen pensar necesita ética, compromiso y visión.

Hoy puedo decir que, en estos años, donde he interactuado con el equipo de El Meridiano me llena de ilusión, apreciado Willy, que estos jóvenes que hoy hacen periodismo digital han sido formados por ustedes para ser periodistas que no estén presos de ningún interés particular y que tengan el interés general como derrotero.

Y yo quiero también que todos los cordobeses, en estos momentos, le rindamos un homenaje a esta familia. A la familia Salleg.

Yo quiero que la señora Isabel, y Juan José y Maria Victoria, reciban de parte mía, como Presidente, mi reconocimiento, mis mejores deseos, y que continúen el legado que empezó esta familia.

Muchísimas, muchísimas gracias.

(Fin)

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba