Tino asprilla narra su relación con la novia del exnarcotraficante alias “Chupeta”

Faustino Asprilla llegó con su amiga a la entrada de la discoteca Baracoa, ubicada en Juanchito (Cali). Como el sitio estaba lleno, los porteros llamaron al dueño de la discoteca para que hablara con el jugador de la Selección Colombia y del Parma. De pronto apareció en la puerta Juan Carlos Ramírez Abadía, conocido en el mundo del hampa como Chupeta, quien era el propietario del lugar y, además, uno de los hombres más buscados por el bloque de búsqueda en Colombia.

Pero Asprilla se encontró con otra sorpresa más. Chupeta de inmediato increpó a la mujer que acompañaba al jugador, era su novia. “No te mato porque andás con El Tino”, dijo Chupeta, según lo narra el propio exjugador.

Asprilla entró con miedo y Chupeta lo acomodó en una mesa junto al baño de mujeres. Entonces comenzaron los saludos. Otros narcos lo llamaban a sus mesas para que saludara. Una invitación que era difícil de rechazar por la reacción que podía provocar el hacerle un desplante a un “traqueto’. Mesa a mesa Asprilla los saludó.

De pronto todo se convirtió en un caos. Dos mujeres, armas en mano, escoltaban a Chupeta. Ellas quitaban gente en medio de la pista de baile para que pasara el capo. A la altura de la tarima se encontraron con el reconocido cantante de salsa, Frankie Ruíz, una de ellas apartó al artista tras un golpe en la cara con su arma. El Tino creía que se trataba de una posible reyerta entre narcotraficantes, lo cual podía terminar con muertos de lado y lado.

Asprilla no sabía que se encontraba en medio de un operativo del bloque de búsqueda, quienes iban tras Chupeta. El capo tenía informantes en el puente de Juanchito y fue alertado justo antes que llegaran policías y soldados. Se escapó.

Con humor Asprilla, recuerda que cuando supo que Chupeta ya no estaba cerca, le volvió a hablar a la mujer que lo acompañaba. “Ahora si venga”, le dijo el jugador.

Todo lo anterior lo narra Asprilla en la serie documental Faustino El Grande, dirigida por Jaime Honorio González y Gabriel Castrillón.

*Tomado de W Radio

Participa en los comentarios

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba