En Monteria, habitantes del barrio Villa Margarita se unen en oración en contra del suicidio

Habitantes de villa Margarita llevarán a cabo una vigilia en días próximos, para despertar conciencia por el amor a la vida a través de la fe

En esta comunidad se han presentado tres intentos de suicidios en diferentes épocas, pero el último fue el pasado martes 12 de noviembre cuando el joven de 27 años conocido como Rafael Ignacio Vega decidió acaba con su vida

 

La presidenta de la Junta de Acción Comunal Jenny Rentería es quien lidera esta actividad y a la vez invita  a la comunidad en general para que se una en vigilia y oración como respuesta a este tipo de decisiones extremas.

Según informó el diario el Propio se pudo conocer de una vecina de Rafael Vega Delgado, quien murió al subirse a un palo de mango y luego quitarse la vida con un arma de fuego, que este llevaba dos días de estar en la casa de un amigo que reside a pocos metros de donde desconectó su vida.

Al cierre de esta edición, al mediodía del jueves 14 de noviembre, los restos de Vega Delgado permanecían en la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la capital de Córdoba.

Rafael Vega era catecúmeno. Dice el Código de Derecho Canónico (la ley de la Iglesia) que los catecúmenos son “aquellos que, movidos por el Espíritu Santo, solicitan explícitamente ser incorporados a la Iglesia Católica, y que por este mismo deseo, así como también por la vida de fe, esperanza y caridad que llevan, están unidos a la Iglesia, que los acoge ya como suyos”. Por eso el suicidio de este hombre ha desconcertado a todos y es inexplicable.

 

El cura de la parroquia San Nicolás de Tolentino, del barrio Villa Margarita, de nombre Jorge Orozco, le habría expresado a un líder que acudió a hacerle la invitación para que se uniera a la vigilia con una misa de liberación, pero este se mostró en desacuerdo y hasta habría lanzado unas palabras desobligantes. Esto tiene indignada a la población, que le pide que la atienda porque en estos momentos necesitan a Dios.

El asombrado morador se marchó más confundido que satisfecho ante la respuesta del cura.
La comunidad dijo entonces que acudirían a los pastores cristianos pero que se necesita que alguien con poder espiritual haga una ‘liberación’ de esa zona de Villa Margarita.

Le hicieron un llamado al obispo Ramón Alberto Rolón Güepsa,​ de la Diócesis de Montería, para que tome cartas en el asunto y promueva la fe en los cristianos católicos de este sector de estrato 1 de Montería. Este medio intentó dialogar con el sacerdote, vía celular, pero no contestó.

Entre tanto, la psicóloga clínica Liliana Beatriz Guerra Buendía se refirió al tema del suicidio: “el suicidio se explican por múltiples causas, de acuerdo a los diferentes escenarios en los que interactúa el ser humano. El desamor en niños y adolescentes es una de los primeros motivos, además de los problemas escolares, siendo estos la punta de iceberg porque está el trasfondo de la realidad social donde se desenvuelven estos niños y jóvenes”.
Agregó que la violencia doméstica, el consumo de sustancias psicoactivas, la deficiente educación sexual, el bullyng escolar y la pobre red de apoyo familiar y social inciden en esta drástica decisión.

La profesional de la salud mental aclaró que “el suicidio no tiene distingo de estratificación porque hay algo con lo que no contamos y es la estigmatización que conlleva a morir por suicidio”. Acotó que muchos casos de intento de quitarse la vida no se reportan. Guerra le hizo un llamado a la comunidad, en general, para que pida ayuda a psicólogos y psiquiatras ante síntomas de estados depresivos.
“No te avergüences de buscar apoyo porque romper el silencio puede prevenir el suicidio ya que este se puede evitar con atención a tiempo”, apuntó la psicóloga.

Con información de El Meridiano

Participa en los comentarios

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba