Embarazada murió por presunta negligencia en Montería

Una de las tragedias más grandes que puede sufrir el ser humano es perder a su hijo a su pareja al mismo tiempo, más aún cuando con ilusión se esperaba el nacimiento de un nuevo miembro de la familia, así le pasó a Rafael Santos Viloria Espitia quien perdió a su esposa Deicy Esther Urango Reyes, el pasado sábado 17 de agosto en la Clínica Del Río de Montería, supuestamente después de presuntas negligencias médicas.

Deicy, de 30 años, tenía 7 meses de embarazo y con su pareja tenían las más lindas ilusiones por la llegada de su primer bebé.

La historia de una fiebre que terminó en muerte

El hoy adolorido viudo dice que fue testigo de la manera negligente de cómo médicos y enfermeras (un enfermero también) atendieron a su mujer cuando ingresó con un cuadro de fiebre y tos el domingo 11 de agosto.
“Mi esposa tenía siete meses de embarazo y llevaba un control estricto de citas y vacunas, pues era nuestro primer hijo, ya que los ecos revelaron que era varón. El domingo 11 le dio fiebre y tos y la llevé a la urgencia de la Clínica La Esperanza del barrio Buenavista. Los exámenes de laboratorio arrojaron que ‘todo estaba bien’, aunque no me los quisieron mostrar”.
El hombre dijo que ese mismo día salió a la puerta de la clínica a recibir una sábana que había pedido Deicy porque tenía frío. “De pronto la veo detrás de mí, porque ya le habían dado de alta y le dijeron que no tenía nada”.
La pareja se fue para su casa en la manzana 65 del sector El Níspero, de Cantaclaro, de esta capital. Sin embargo, las cosas no mejoraron y Deicy se puso peor.

De nuevo a urgencias

Al no ver mejoría, Rafael se llevó de nuevo por urgencias a su esposa el miércoles 14 de agosto. La embarazada tenía fiebre de más de 40 grados de temperatura. Esta vez la llevaron a la Clínica Del Río, en vista de la mala atención en la Clínica La Esperanza, Deicy no quería volver allí.
“Llegamos pasadas las 2:00 de la tarde. La recepcionista (una mujer clara) me dijo que la sentara hasta que la llamaran porque, según ella, lo que tenía era un ‘gripón’. Esa recepción estaba convertida en un salón de belleza y una sala de chateo por celular mientras Deicy seguía mal y mi desespero crecía”, dijo Rafael Santos.
Horas después la médico Deicy Sierra atendió a la paciente y comprobó que tenía fiebre alta.

Más errores e indolencia

Cuando eran de las 10:00 de la noche, la médico ordenó que le colocaran tres nebulizaciones (solo le hicieron dos) pero al enfermero se le olvidó colocarle el medicamento porque dejó olvidado el frasquito encima de una repisa. Al rato apareció otra enfermera quien le aplicó el contenido del frasco.
Sin tener en cuenta su estado a Deicy la tuvieron sentada en una silla hasta las 2:00 de la madrugada del jueves 15 de agosto. Viloria narró que a su mujer le colocaron Dipirona sin hacerle la prueba que determinara si era o no alérgica a ese medicamento, además de Tramadol.

En la mañana, ya con un nuevo turno la vio un médico intensivista que ordenó que le hicieran unos rayos X de los pulmones y su posterior reclusión, inmediata, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde permaneció dos días (jueves y viernes). Pero antes lo hicieron firmar varios documentos que no sabe para que eran pues estaba consternado por el estado de salud de su mujer que no respiraba bien.
La joven madre seguía quejándose por el fuerte dolor que sentía en la espalda.
Dijo Rafael que “supuestamente Deicy sufrió un paro cardio-respiratorio y el bebé murió, al parecer, el viernes en la tarde y ella habría fallecido el sábado 17 a las 2:00 de la tarde. Para reanimarla le aplicaron ‘choques eléctricos’ pero todo fue inútil, eso fue lo que me dijeron”.

¿De qué murió Deicy? ¿si estaba grave por qué demoraron tanto en atenderla?

Tras la muerte de su esposa, Rafael Santos solicitó que practicaran la necropsia en Medicina Legal pues quería saber qué le ocasionó la muerte a Deicy (por establecer).
Ante esto, la clínica respondió que como no se trató de muerte violenta se la debían hacer en la morgue del Hospital San Jéronimo, donde así sucedió. Los resultados de la misma la entregarán en unos 15 días hábiles. Esto ha dejado más dudas que claridad en la familia Urango Reyes y en Rafael Viloria Espitia porque siguen insistiendo en que Deicy se pudo salvar si le hubieran brindado la atención adecuada, por tratarse de una embarazada quienes tienen prioridad en todas partes. Por eso exigen una investigación y hace el llamado a la Secretaría de Salud para que se tomen cartas en el asunto y no mueran más embarazadas esperando un atención oportuna.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba