Los mensajes de las muertes violentas en el sur de Córdoba

La disputa de grupos al margen de la ley por el control de narcocultivos y minería ilegal ha disparado los asesinatos Defensoría del Pueblo dice que hay desplazamiento forzado.

Cuerpos desmembrados, múltiples asesinatos en la periferia de los cascos urbanos, desplazamientos, desapariciones y la divulgación de panfletos amenazantes en los municipios del sur de Córdoba, hacen parte de los hechos violentos, consecuencias y mensajes, que en el sur de Córdoba, envían los grupos al margen de la ley. El objeto no solo es intimidar la población civil, también crear terror entre sus oponentes.

Las autoridades aseguran que los grupos delincuenciales están cometiendo asesinatos macabros para hacer creer que operan de la mano con los sangrientos carteles extranjeros dedicados al narcotráfico, lo que eventualmente podría inclinar la balanza a un lado u otro en la guerra desatada entre el ‘Clan del Golfo’ y la banda de ‘Los Caparrapos’, y estas últimas operan en maridaje con las disidencias del frente 18 de las Farc.

Las autoridades sostienen que la disputa entre los grupos es por el control absoluto de narcocultivos, minería ilegal y la extorsión.

El comandante de la Policía de Córdoba, coronel Jairo Baquero Puentes, informó que los grupos quieren hacer parecer que están operando con la banda de ‘Los Zetas’, que infunde terror a sus enemigos mediante el separar partes de cuerpos y ejecuciones de sus enemigos.

“Inicialmente aparecieron unos panfletos firmados por el Bloque Virgilio Peralta Arenas, más conocidos como ‘Los Caparrapos’, donde intimidaban a la población civil y amenazaban a la fuerza pública y, adicionalmente a ello, indicaban que traerían a ‘Los Zetas’, organización delincuencial establecida en Centroamérica, donde practican el desmembramiento de sus oponentes”, indicó el coronel de la Policía de Córdoba.

Uno de los casos, a los que se refiere Jairo Baquero Puentes, fue el ocurrido el pasado domingo 10 de marzo, cuando apareció un mensaje de una supuesta confirmación de la presencia de ‘Los Zetas’ en Córdoba.

“Fue hallado un cadáver desmembrado en el casco urbano del municipio de La Apartada. Eran ellos, (‘Los Caparrapos’) queriendo hacer intimidaciones a las diferentes organizaciones delincuenciales, y a los integrantes, que se encuentran delinquiendo en esta parte del territorio nacional, haciendo parecer como si hubiesen llegado organizaciones extranjeras a delinquir en el Departamento. Lo que no es cierto”, dijo Baquero Puentes.

Por el asesinato de Diego Mangones, la Policía tiene a tres sospechosos capturados, todos menores de edad. Al parecer, los homicidas relacionaron a Diego Mangones con la banda del ‘Clan del Golfo’. “Sabemos que fueron ellos y conocemos el sitio donde fue desmembrado, próximamente vamos a dar ese resultado a la opinión pública”, anunció el Comandante.

El Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe, (Cepsca) reportó en febrero pasado que, con base en los homicidios ocurridos en el mes de enero, en Córdoba se habían registrado 41 homicidios, lo que significó un aumento del 24%. Los municipios más críticos son Montelíbano, con 13 casos, con un aumento de 333%; Planeta Rica, con 6 casos, y un aumento de 600%.

Hace dos semanas la Organización de las Naciones Unidas, ONU, emitió una alerta señalando al municipio de San José de Uré como el de mayor índice de muertes violentas en Colombia, con una tasa del 1.473%.

Ante esta el número de muertos por violencia, la Policía de la mano de las alcaldías, realizó operativos para regular el tráfico de motos con parrilleros hombres, presencia en los barrios, control a establecimientos públicos y acompañamiento a la población civil.

“Los cascos urbanos fueron reforzados con presencia de la fuerza pública, que patrulla las calles de los diferentes municipios, especialmente en la zona del San Jorge; sin embargo, los grupos al margen de la ley han mutado su estrategia de ataque y ahora cometen los hechos judiciales especialmente en la zonas periféricas de las localidades”, dijo Baquero Puente.

Muchos miembros del ‘Clan del Golfo’ y ‘Los Caparrapos’ se conocen entre sí, porque en un momento todos trabajaron bajo el mando de alias ‘Otoniel’, pero luego hubo un cambio en el orden jerárquico de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y se produjo la separación de fuerzas criminales.

“Los sicario se llevan a las personas a las fueras de las municipalidades, citándolos bajo mentiras para cometer los crímenes allí, especialmente en algunas veredas del municipio de Montelíbano, donde ya en compañía del Ejército Nacional hacemos una cobertura tendiente a neutralizar estos hechos”, explicó el coronel.

Reclutamiento forzado

Los grupos de derechos humanos en Córdoba, e incluso en las mismas alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo emitidas desde finales del año pasado, denunciaban el desplazamiento de personas en las zonas rurales de los municipios del sur de Córdoba. La gran mayoría eran pequeños núcleos familiares, que eran declarados objetivo militar por parte de un bando u otro, solo por el hecho de negarse al reclutamiento de sus hijos. Un mensaje interpretado que había una guerra declarada.

“Recibimos información sobre estos grupos armados, especialmente en la parte alta del San Jorge, que están haciendo reclutamiento forzoso a menores de edad. Aún no hemos recibido una denuncia en ese sentido, pero son informaciones que están circulando. Tenemos un equipo de la Policía de Infancia y Adolescencia, personal del Gaula y personal de Inteligencia encargados de esclarecer los hechos”, dijo el coronel Jairo Baquero.

Involucrar menores para la guerra en Córdoba mostró pistas por el desmembramiento de Diego Mangones, y como una supuesta práctica de ‘Los Caparrapos’. También quedó en evidencia a finales de diciembre del año pasado, cuando una menor de 14 años murió tras ser herida en medio de un enfrentamiento entre el Ejército Nacional y las unidades del ‘Clan del Golfo’. El choque bélico se registró en la vereda Colorado, zona rural del municipio de San José de Uré. La joven habría sido reclutada por este grupo al margen de la ley

Los mensajes, las amenazas y los hechos han generado pánico entre las poblaciones del sur de Córdoba, por lo que decenas de familias han abandonado sus tierras.

El pasado 25 de marzo, la Defensoría del Pueblo volvió a emitir otro mensaje: por causa del desplazamiento 371 personas se encontraban refugiadas en el corregimiento de Juan José, en Puerto Libertador.

Se estiman que 1.500 personas están hacinadas en albergues improvisados en el corregimiento Juan José, en zona rural de Puerto Libertador, donde han llegado campesinos de las veredas Santa Bárbara, Río Sucio, Santa Rosa, Soledad, Rogero, Jagua y Puerto Mutatá.

Los nuevos casos de desplazamiento masivo comenzaron a denunciarse desde el pasado 21 de marzo. La Gobernación de Córdoba y autoridades locales realizan un censo en los albergues y en los territorios para establecer el número de personas desplazadas.

Intervención social

El comandante de la Policía de Córdoba dijo que con el refuerzo de la fuerza pública en el sur del departamento de Córdoba habrá una intervención social en las zonas afectadas por la presencia de los grupos delincuenciales.
Jairo Baquero dijo que intervendrán llevando espacios educativos para generar cultura, empleo, vías de desarrollo.

En el sur de Córdoba operará la Fuerza de Tarea Conjunta Aquiles, que el viernes pasado, reportó la captura de 111 personas sindicadas de pertenecer a la delincuencia en el sur de Córdoba y el Bajo Cauca antioqueño.

De este grupo de capturas, 52 personas son de Córdoba, y son señalados de supuestos vínculos a la banda ‘Los Caparrapos’ o al ‘Clan del Golfo’.

“En el enfrentamiento entre estas dos bandas, hay que tener en cuenta que un gran porcentaje de las personas asesinadas generalmente han hecho parte de grupos armados al margen de la ley”, dijo Baquero.

El comandante precisó que 150 policías están disponibles para estos operativos en el casco urbano de Montelíbano.

Las subregiones involucradas

El sur de Córdoba está conformado por dos subregiones que agrupan a nueve municipios. Por un lado está el Alto Sinú, conformado por Valencia y Tierralta, mientras que al otro extremo se encuentra el Alto San Jorge, integrado por Puerto Libertador, San José de Uré, Montelíbano, La Apartada, Ayapel, Planeta Rica y Buenavista.

La actual unión entre ‘Los Caparrapos’ y las disidencias del frente 18 de las Farc surge de dos separaciones anteriores: unos se independizaron de alias ‘Otoniel’, jefe máximo del ‘Clan del Golfo’, mientras que los otros se desvincularon del frente 18 de las Farc, tras negarse a participar de las negociaciones en La Habana.

Desaparecidos que después aparecen muertos

Las desapariciones se han vuelto comunes, algunas personas son reportadas como desaparecidas por parte de sus seres queridos, a veces duran solo horas y otros tardan días en ser encontrados. La mayoría de los cadáveres hallados presentan un avanzado estado de descomposición, por lo que se debe recurrir a métodos científicos para lograr su plena identificación.

El caso de una empleada del Concejo de Montelíbano, que desde hace varias semanas se encuentra desaparecida, es un caso que se denunció recientemente. “Sabemos que hay una mujer que trabaja como aseadora en el Concejo municipal de Montelíbano. Nosotros a través del Gaula ya alertamos a los municipios vecinos y estamos haciendo las conexiones para tratar de ubicarla. Aún no tenemos una hipótesis delictiva que nos permita concretar exactamente qué sucedió, pero lo que sí es cierto es que en estos momentos está desaparecida hace más o menos 15 días”.

Las autoridades aseguran que los grupos al margen de la ley, aprovechando la falta de ofertas de empleo, difunden oportunidades laborales en fincas como una manera de atraer a sus víctimas para luego fusilarlas.
Guacas, no todo lo que brilla es oro.

El coronel Baquero Puentes contó que en la parte alta del río Sinú, en la subregión del Alto Sinú, al sur de Córdoba, se presentó un hecho que involucró a tres personas provenientes de Floridablanca y Piedecuesta, en Santander. Las tres personas llegaron a Tierralta y las pesquisas de las autoridades con pobladores es que esas personas venían con la intención de comprar un vehículo de carga.

Según se pudo establecer, las personas en mención se trasladaron en una lancha con palas e instrumentos para agricultura hacia la parte alta del Nudo de Paramillo. “Allí, la información que hemos podido recuperar preliminarmente, fueron secuestrados por grupos armados al margen de la ley y posteriormente fueron asesinados. Los cadáveres de estas personas quedaron dispersos, dos en Valencia y otros en el corregimiento Las Palomas de Montería”, dijo Baquero.

Las hipótesis delictivas están centradas en saber quiénes son los autores del hecho y los investigadores señalan que es un territorio en el que delinque el ‘Clan del Golfo’. “Los móviles básicamente corresponden, porque creen que estas personas iban a buscar algún tipo de caleta, y por eso las herramientas que llevaban para extraerlas. Hay un equipo investigando”, agregó el coronel Baquero.

Participa en los comentarios

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba