Mujer afirma que su estado físico es culpa del Sisbén

“A MI ME FREGARON EN EL SISBÉN”, afirma Ana Almanza, al interrogársele del por qué de su pronunciado encorvamiento, cuya figura da la sensación de un arco humano.

Increíblemente, y pese a esta limitante, la anciana, a punto de cumplir los 80 años, sin importarle las altas temperaturas de temporada, recorre diariamente con la velocidad de una gacela decenas de cuadras de aquí para allá, y de allá para acá, bajo el argumento de estar haciendo un mandado, tal vez para ella misma, porque dice vivir sola en una vieja casucha del barrio Mogambo, al sur de Montería.

Es de poco hablar, y las pocas veces q lo hace, responde en monosílabos, mostrando cierta desconfianza a su interlocutor de ocasión.

La encontramos hoy en horas del mediodía, cuando atravesaba una calle del centro de la ciudad, cargando en sus manos dos bolsos corroídos por el pasar del tiempo, pero con la mirada fija sobre sus empolvados pies pisando el pavimento.

Alcanzamos a escucharle, que tiene una hija única en Lorica, de donde salió hace algunos años en horas de la mañana para regresar en horas de la tarde, pero nunca más volvió, sin saber que ha pasado durante todo este espacio sin recuerdos.

Después de haberse empinado en la tienda de la esquina, un chicha fría de arroz en botella, acompañada de un roscón de $500, se fue alejando de nuestros ojos hacia el infinito de su rutina.

Por: Jaime Gustavo Montoya

Participa en los comentarios

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba