Decomisan media tonelada de medicamentos falsos y descompuestos

La Fiscalía General, en conjunto con Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) y peritos de laboratorios farmacéuticos, decomisaron media tonelada de medicamentos falsos y descompuestos que pretendían salir al mercado nacional.

En el operativo se capturó a 13 personas que habrían diseñado un esquema ilegal para conseguir medicinas de contrabando, vencidas, en mal estado de conservación o adulteradas que, posteriormente, eran vendidas como productos originales a EPS y hospitales.

Las diligencias se cumplieron en Bogotá, Ibagué, Cúcuta y Palermo (Huila), y en ellas fue incautada más de media tonelada de productos farmacológicos para tratar enfermedades como la hemofilia, el cáncer, VIH/ SIDA, entre otras.

El material probatorio daría cuenta que la cadena criminal inició en Ibagué (Tolima) con la constitución de la Fundación Vida y Salud (Fundasalud IPS) y Fundasalud Gold, dos Institutos Prestadores de Salud que, en el papel, cumplían los requisitos de ley y vendían medicinas al Hospital Federico Lleras Acosta para atender personas con enfermedades como la hemofilia, cáncer, problemas renales y VIH/SIDA.

En año y medio de investigaciones se constató que, al parecer, la red criminal no conseguía la mercancía con los laboratorios científicos certificados, por el contrario, recurrió a distintas maniobras ilegales para abastecerse de medicinas, muchas de ellas habrían llegado vencidas, en precario estado de conservación y con múltiples alteraciones, aun así, fueron entregadas a los pacientes del Hospital Federico Lleras Acosta.

Con un andamiaje ilícito definido y con la conformación de otras empresas como Distrimedical S.A.S., farmacias y operadores logísticos, la organización estableció un monopolio criminal y acaparó los convenios con, por los menos, seis EPS de Tolima, y luego se extendió a Medellín y Puerto Berrío (Antioquia), Manizales, Florencia, Tunja y Cúcuta.

De esta forma, la red delincuencial se encargaba exclusivamente del abastecimiento de medicamentos a pacientes de EPS y cubría la entrega de tratamientos de alto costo que, en atención a fallos de tutela, los centros asistenciales debían cumplir periódicamente. En el curso de proceso está documentado que algunos usuarios del sistema de salud no recibieron sus tratamientos y aun así aparecen sus firmas como si se los hubieran entregado.

Vía La prensaWeb.co

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba