Supersalud sigue destapando ‘ollas podridas’ en el Hospital San Jerónimo

La Superintendencia de Salud continúa realizando hallazgos en el proceso de intervención forzosa administrativa de la ESE Hospital San Jerónimo de Montería.

A los múltiples problemas que llevaron a la toma de posesión de los bienes, haberes y negocios de la ESE, ahora se suma otro elemento grave: La aparición, como por arte de magia, de cuentas por 30 mil millones de pesos que no se encontraban reflejadas en los balances financieros de la institución.

Así lo advirtió el Superintendente Fabio Aristizábal Ángel, al entregar los resultados del primer mes de intervención, en compañía de la Gobernadora (e) de Córdoba, Sandra Devia Ruiz.

“Al parecer tampoco hay protección con pólizas de seguros con estas acciones judiciales que tiene el Hospital, que lo pondría en dificultades”, aseguró el Supersalud.

Igualmente, reveló que la ESE registra una cartera de 100 mil millones de pesos, para lo cual se diseñan estrategias con la Superintendencia Financiera y la Gobernación de Córdoba, con el fin de recuperarla.

Durante la intervención se han confirmado los hallazgos que motivaron la toma de posesión, como los desmanes en la contratación.

“No hay manual de contratación, no hay depuración de cartera. Encontramos el archivo arrumado tanto de cartera como de historias clínicas, además de un desabastecimiento absurdo en farmacia”, agregó.

“El problema que percibimos es que la corrupción ha permeado la salud, por eso necesitamos mantener esta vigilancia permanente para blindar la salud de malas prácticas”, afirmó tras advertir que dentro de las primeras medidas adoptadas estuvo la suspensión de los 500 contratos irregulares denunciados por la Contraloría General de la Nación “y hoy se está normalizando la contratación como lo contempla la Ley”.

Estos contratos habrían sido firmados el 1o de enero de este año por la entonces Gerente Isaura Hernández Pretel, cuando ella se encontraba de vacaciones.

“Nos duele que encontramos a lo largo del país prácticas indebidas que solo ponen en riesgo la vida de los usuarios. Por eso, con las decisiones que tomamos, buscamos en corto tiempo estabilizar el Hospital San Jerónimo y garantizar los servicios. En la mesa de seguimiento pudimos reflejar unos hallazgos que requieren esfuerzos de todos. Córdoba no se merece el destino de los recursos de la salud, ya es hora de cambiar esas prácticas. Vamos a mantener al Hospital blindado de malas prácticas y corrupción”, enfatizó.

Al frente de la ESE se encuentra, en condición de Agente Especial Interventor, Omar Alexander Prieto García.

LaPrensaWeb

Participa en los comentarios