Afiliados a Comfacor EPS están en el limbo

Aunque desde la Dirección de Comfacor se anunció que la prestación del servicio a los afiliados a EPS, que fue suspendida por la Superintendencia Nacional de Salud, no tendría problema, la realidad es otra y los miles de afiliados ya comenzaron a protestar.

Una de las primeras en hacerlos es Diocelina Anaya Montiel, quien en la mañana del martes 5 de febrero se encadenó en las puertas de la sede de la EPS Comfacor, ubicada en la calle 40 con avenida circunvalar de Montería, para exigir la atención de su hijo que se encuentra muy enfermo en su casa.

Según Diocelina Anaya, desde hace tres meses viene pidiendo la lectura de una Tac que le hizo a su hijo y su remisión a una centro asistencial de la ciudad de Medellín, pero hasta la fecha no ha obtenido respuesta y cree que ahora menos la tendrá porque en las clínicas le dicen que Comfacor EPS se acabó.

Al caso de Diocelina se suma la denuncia que hicieron personal de enfermeras que prestan servicio a varios operadores de Comfacor EPS y a quienes le suspendieron los contratos a partir de la fecha indicándoles que Comfacor entro en liquidación.

El anunció de la Dirección de Comfacor, de que todo estará bien hasta que los afiliados a la EPS pasen a otra entidad, no se está cumpliendo y no es porque el Director Interventor haya dicho mentiras, lo que sucede es que en la practica nadie le quiere seguir prestando servicio a una entidad, que les debe mucha plata y que ahora no se sabe cuando irá a pagar.

Participa en los comentarios