Menor de 17 años desaparecido en Tarazá fue entregado muerto en bolsas plásticas

En la mañana del lunes 21 de enero el joven Marlon Velásquez Valencia, de 17 años de edad, salió a hacer un mandado en compañía de un amigo a la vereda La Paulina, de Valdivia, los dos se movilizaban en una motocicleta, en la que Marlon iba de parrillero. Al llegar al lugar de destino, su amigo le entregó la moto para que se regresara a Tarazá, desde ese momento no se supo de su paradero.

Preocupada y en incertidumbre al ver que pasaban las horas y no habían señales de Marlon, su madre Nirley Valencia Mazo se trasladó a la vereda para saber lo que había ocurrido, pero nadie daba razón. Luego de las 72 horas interpuso la denuncia ante la Fiscalía por desaparición, para que las autoridades ayudaran a su búsqueda, pero siguieron trascurriendo los días sin una respuestas alentadora.

La angustia aumentaba para su madre, a pesar de su sufrimiento sabía que encontraría a su hijo vivo o muerto, pero lo encontraría, la esperanza en ella era intacta, fue así como empezó nuevamente su búsqueda tanto en el corregimiento El Doce de Tarazá como en la vereda Las Paulinas. Con una foto en su mano preguntaba a las personas si habían visto al joven, pero nadie tenía información. Al ver que no obtenía resultados decidió hablar con el párroco del corregimiento El Doce para que ayudara, el padre le brindó su apoyo y se sumó a la búsqueda.

El domingo 27 de enero cuando completaba 7 días de su desaparición, la madre recibe una llamada del párroco en la que le informa haber encontrado a su hijo, pero que estaba muerto. La noticia fue desgarradora y más cuando se enteró de las condiciones en las que se encontraba; el cuerpo fue llevado hasta la iglesia en bolsas plástica, “mi hijo estaba en descomposición y me lo entregaron desmembrado, a él lo habían enterrado”, narró Nirley Valencia.

Debido al estado de descomposición en el que se encontraban los restos, la madre evitó ir al corregimiento, pero sí avisó a la funeraria para que lo buscara y lo trasladara a la morgue municipal, de donde fue llevado a Medicina Legal en la ciudad de Montería, “el padre no dio detalles del lugar donde fue encontrado, pero estoy muy agradecida con él por entregármelo”, expresó la madre del joven.

Marlon era el menor de 3 hermanos, estudió hasta séptimo grado y actualmente se dedicaba a oficios varios. Su sepelio será realizado en el cementerio de Tarazá, municipio de donde era oriundo.

Hasta el momento no se sabe nada de las causas de su muerte, ni de los responsables. Tampoco se tiene información de la motocicleta en la que se movilizaba. En la zona donde ocurrieron los hechos hay fronteras invisibles, a tal punto que los mototaxistas de Tarazá no pueden ir al corregimiento El Doce y viceversa, esta puede ser una de las posibles causas de su muerte, o pudo ser por robarle la moto.

“Dios hace justicia tarde o temprano”, con esta frase se despidió la madre del joven de la entrevista realizada por el medio NP Noticias.

Tomado de NP Noticias

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba