Después de un año de gestión, Comfacor se recupera

Después de la medida de intervención administrativa total de la Superintendencia del Subsidio Familiar y a un año de la gestión del actual director, Néstor Miguel Murcia Bello cuenta cómo ha sido la recuperación de la Caja y cómo se ha venido superando la crisis de Comfacor.

Cuando Néstor Miguel Murcia Bello, fue nombrado por la Supersubsidio en el mes de septiembre de 2017, Comfacor pasaba por los peores momentos en su historia, dados por un déficit patrimonial que superaba la suma de 240 mil millones de pesos, unos pasivos exorbitantes que se habían disparado en los últimos cinco años por valor de $370.000 millones, un programa de salud prácticamente tercerizado, un Sistema de Control Interno inexistente y un alto riesgo de situaciones irregulares y de corrupción en la administración.

Hoy, un año después, Murcia Bello hace un balance de su trabajo y muestra resultados significativos, principalmente en su objetivo de “salvar la Caja”, objetivo que “se constituyó en un verdadero desafío y hoy, podemos decirle a la opinión pública, que casi se ha superado en su totalidad los hallazgos encontrados por los órganos de control en sus visitas de auditoría, y que actualmente seguimos adelantando acciones necesarias para superar la crisis financiera” puntualizó.

¿En qué situación estaba Comfacor?

“Cuando asumí el cargo, evidencié que la Caja presentaba más de 10 años de mala administración, con una cascada de conflictos de intereses y desfalcos, así como una infraestructura física y tecnológica obsoleta; un bajo cumplimiento en los Planes de Mejoramiento y Planes de Acción comprometidos con los órganos de control”.

Muchos de los hechos tuvieron su origen en las fallas significativas en la estructura del Sistema de Control Interno en todos los niveles jerárquicos de la organización, lo cual afectó adversamente la capacidad de la Entidad para monitorear, supervisar, desarrollar actividades de control, gestionar riesgos, registrar, procesar, presentar y evaluar la información de carácter financiero y de situación económica, poniendo en peligro la sostenibilidad de la Caja de Compensación.

Los primeros meses de gestión de la actual administración, fueron acompañados de la práctica de una Auditoria Forense contratada, que al finalizar sus labores dieron cuenta de: un sistema de información no confiable que no reflejaba la real situación económica de Comfacor, sin archivos documentales para confrontarla, ya que durante años muchos documentos fueron sustraídos y desaparecidos de la entidad; ocultamiento de los pasivos ya que se impidió la radicación de facturas a los prestadores de servicios de salud, generando incertidumbre en las cifras de cuentas por pagar; ausencia de una adecuada defensa judicial de los procesos en contra de la Corporación, que expusieron a Comfacor a múltiples embargos de recursos, originados por la desidia de los profesionales del derecho a quienes se les había encomendado la representación judicial, agravada por la presunta apropiación indebida de recursos contenidos en títulos judiciales cobrados por personal externo y empleados de la Caja, situación que hoy es objeto de denuncia ante la Fiscalía General de la Nación; procesos de contratación dispersos, sin planificación de las etapas precontractuales y contractuales, ausencia de plan de compras y delegación de gastos sin control ejecutivo.

Así mismo, en los informes de la forense, se detecta que la Corporación no contaba con una red de servicios en salud basada en criterios técnicos, incumplía el manual de contratación, contrataban y pagaban sin contratos legalizados, enfrentando a la entidad a múltiples acciones de tutela y desacatos, con exposición al cobro de tarifas plenas por parte de los prestadores, lo que disparó los costos de salud.

Se identificó una alta concentración de autorizaciones en ciertos prestadores que tenían las tarifas más caras del mercado con una presunta intención de favorecer intereses creados de terceros; se fraccionó y duplicó la contratación de servicios con diferentes prestadores para un mismo servicio y una misma población.

Durante los años 2014 a 2016 y primer semestre de 2017 en una decisión irregular por parte de la dirección del momento se suscribieron millonarios contratos de mandato para el manejo, atención y administración de los recursos de salud (contratación, atención y autorizaciones), en los departamentos Bolívar, Cesar, Magdalena, Sucre y Atlántico, es decir, ejecución sin que ellos asumieran la responsabilidad por fallas en el servicio y el control del costo médico, aspectos que sin duda contribuyeron al deterioro financiero de la entidad y con el riesgo de otro posible favorecimiento a terceros.

Más favorecimiento a terceros

La auditoría forense evidenció, además, sendos procesos de contratación con el objeto de favorecer posiblemente a terceros que presentaban una desproporción entre el valor contractual suscrito y el capital social de dichos prestadores, exponiendo la responsabilidad del servicio y por ende el patrimonio de la Corporación por incumplimientos; notables inconsistencias en las bases de datos de pacientes de VIH y desmesurado crecimiento en la población afiliada con la patología sin justificación técnica, así como irregularidades en el cumplimiento de los protocolos de atención establecidos por el Ministerio de Salud con incumplimiento en vacunación, valoración oportuna de especialistas, formulación de medicamentos, laboratorios con carga viral, entre otros; todo lo anterior con los mismos prestadores, lo que condujo a que Comfacor contratara servicios de mayor complejidad cuya responsabilidad inicial era de las IPS de VIH, para minimizar el riesgo de vida por mala atención generando un doble costo que ascendió a más de 12 mil millones de pesos; se evidencio también que el proceso de auditoría de cuentas medicas se encontraba contratado desde hace más de 6 años con la misma empresa, pese a que se evidenciaba múltiples deficiencias e incumplimientos contractuales y casi nulos porcentajes de glosas que a la larga afectaron en forma significativa los procesos misionales y las finanzas de la entidad.

Del resultado obtenido de la Forense, a la fecha se tienen entabladas sendas demandas penales en cuyos procesos Comfacor se constituirá como víctima para reclamar la reparación correspondiente.

¿Qué se hizo para manejar la situación?

El reto asumido por Néstor Miguel Murcia no fue fácil, llegó con 3 objetivos: salvar, estabilizar y mejorar a Comfacor; la primera etapa, ya tiene sus frutos, las cifras financieras demuestran una gran tarea.

Se crearon herramientas de control organizacional como flujos de caja, cuadros de mando y un seguimiento constante a la ejecución presupuestal, permitiendo monitorear el manejo de los recursos financieros; actualización del manual de contratación basado en

una nota técnica; organización de la contratación de servicios de salud y conexos que garantizan una red acorde a las necesidades de los más de 570 mil usuarios de la EPS, lo que evidencia un avance considerable, generando una disminución de las acciones de tutelas, pasando de tener más de 30 tutelas al mes por eventos o medicamentos incluidos en el POS, a sólo 7 acciones por mes e incluso en el mes de julio 2018, no se presentó ninguna tutela por estos conceptos; control del costo medico mediante el monitoreo permanente de autorizaciones, riesgos y tarifas de servicios, acompañado por una auditoría de cuentas medicas efectiva y acompañamiento de una auditoria concurrente. Se destaca un significativo apoyo del Gobierno Nacional y en particular del Ministerio de Trabajo que aprobaron el uso de recursos provenientes del programa de FOSFEC para el pago de acreencias de servicios de salud.

Lo anterior ha permitido resultados como la ubicación de la EPS Comfacor en el tercer puesto en el ranking de las 26 EPS del Régimen Subsidiado del país, establecido por el Ministerio de Salud y Protección Social, la Defensoría del Pueblo y la Liga de Usuarios.

Prueba de la gestión que da cuenta de la recuperación de Comfacor, se puede evidenciar en los favorables resultados financieros consolidados que presenta la entidad, pasando de generar miles de millones de pesos en pérdidas, a un superávit de más de 3 mil millones de pesos.

Los servicios de la Caja de Compensación también se recuperan

La actual administración regresando al enfoque social inherente a las Cajas de Compensación Familiar, decidió prestar algunos servicios sociales con tarifas 100% subsidiadas, es decir sin ningún costo, para los trabajadores de menores recursos económicos.

Reorientó programas sociales como los de FONIÑEZ, cambiando sus líneas de acción y generando impacto cambiando las vidas de 4.500 niños de colegios públicos -en zonas vulnerables- que se benefician del programa; algunos de ellos, conforman la primera Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Córdoba, aprenden inglés, crean robótica, cuidan el medio ambiente, bailan, aprenden disciplinas deportivas, crean e innovan, dedicando su tiempo libre a jornadas escolares complementarias productivas.

Néstor Murcia, argumenta que el mejoramiento es continuo, tiene una gerencia encaminada a proteger la correcta administración de los recursos parafiscales, por eso, durante este año se redoblaron esfuerzos para garantizar que la liquidación y pago de la cuota monetaria lleguen a más afiliados que tengan derecho a ésta.

Comfacor tiene hoy otra perspectiva y es estar más cerca de sus afiliados, para ello viene realizando periódicamente ferias de servicios en municipios del Departamento o zonas comerciales de la ciudad, donde la Caja sale de sus instalaciones para compartir, informar y escuchar a sus afiliados. También lleva a cabo reuniones con empresarios y alianzas con gremios que son, entre otras, las estrategias implementadas para retornar la credibilidad de la entidad, mostrando los avances que viene presentando.

Con satisfacción la actual dirección y su grupo de colaboradores presentan hoy a la comunidad sus principales logros y los beneficios a los que miles de personas han accedido y disfrutado en el último año, el primer año de gestión de una nueva administración.

Participa en los comentarios