Muerte de bebé recién nacido no fue por negligencia médica afirma Hospital San Jerónimo

El director científico del hospital San Jerónimo, William Montes, atendió a los medios de comunicación dijo que lo que ocurrió con el niño fue un evento adverso de los miles que se pueden presentar en el mundo y que en ese caso murió por las complicaciones que traía, pues era un bebé de 25,1 semanas de gestación, con retraso en su crecimiento y con un peso cercano a los 850 gramos.

El médico aclaró que no lo habían cortado con un bisturí porque con esa herramiento no se llega hasta el interior del útero, sino que el ginecólogo pone una pinza para entrar a la cavidad y probablemente la cebeza pudo estar muy pegada y se registró la esfacelación del cuero cabelludo.

“Al momento de pasar por el útero, el niño se rasga la pequeña lesión por lo que la piel, aún es frágil. Eso hizo que la lesión se acrecentara. No fue el bisturí porque con esa herramienta clínica no se llega a tamaña profundidad en los órganos del paciente”, manifestó ante varios periodistas.

El médico además afirmó que se descarta esa herida como la causa de la muerte del pequeño, ya que este presentó un cuadro clínico bastante inestable, vino al mundo con 25 semanas de gestación, bajo peso, sin madurez pulmonar, sin reflejos, cianótico y fue necesario intubar inmediatamente.

“El niño no muere por la lesión en la cabeza. Muere por ser un infante prematuro, con 25 semanas de gestación, que tiene todos sus órganos inmaduros y que proviene al parecer, de una placenta enferma. Eso es lo que le quitó la vida”, indicó.

Agregó que en la sala de partos del hospital se siguió el protocolo y el correcto procedimiento para estas situaciones especiales, “lo llevamos a UCI neonatal pese a que su pronóstico era de muy pocas posibilidades de vida”, relató el director científico del hospital San Jerónimo.

About the Author

Chica Noticias
Noticias de Montería y Cordoba